Crisis política en Islandia: socialdemócratas forman gobierno de transición

El presidente de Islandia, Ólafur Grímsson, encargó al partido socialdemócrata la formación de un gobierno que dirija el país de forma transitoria hasta la celebración de nuevos comicios en abril o mayo, después de la disolución de la coalición gobernante.
En el país se da por seguro que será la hasta ahora ministra de Asuntos Sociales, Jóhanna Sigurdardóttir, quien dirigirá un gobierno de transición de centro-izquierda, pues la líder del partido y ministra de Exteriores, Ingibjorg Solrun Gisladottir, permanecerá retirada de la vida pública para someterse a un tratamiento contra el cáncer que sufre.

Sigurdardóttir, de 66 años, pretende formar un gobierno en minoría con los Verdes, de izquierda, hasta ahora en la oposición y que están ganando popularidad por la crisis.

Ayer el primer ministro conservador, Geir Haarde, se vio obligado a dimitir después de que los socialdemócratas le retiraran su confianza tras las protestas desencadenadas en el país por la crisis financiera.

La crisis tuvo consecuencias nefastas para Islandia -una grave contracción económica y un aumento drástico del desempleo- y desató protestas callejeras permanentes en la capital, Reykiavik. El colapso de los tres mayores bancos puso al borde de la bancarrota estatal a la república isleña de 320.000 habitantes, que sólo pudo evitarse gracias a un crédito millonario del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la ayuda de países amigos.

Por su parte, Mark Flanagan, responsable de la misión del FMI para Islandia, dijo en un comunicado tras la dimisión de Haarde que la institución internacional "apoya las buenas políticas, no particularmente a partidos políticos o coaliciones" y que mientras se desarrollen las políticas adecuadas en Islandia, el apoyo continuará. Una misión del FMI visitará el país a mediados de febrero para revisar el programa, anunció.

Un importante tema para la inminente lucha electoral en Islandia será la cuestión de si el país debería entrar en la Unión Europea para evitar volver a caer en una crisis de dimensiones similares.

Haarde, de 57 años, anunció la semana pasada que dejará el liderazgo del Partido de la Independencia durante el congreso de la agrupación en marzo, alegando motivos de salud, pues también sufre cáncer.

Comentá la nota