La crisis no perdonó: cayeron las ventas navideñas en varios países

En EE.UU. las ventas minoristas en el último bimestre del año cayeron 8%.
Como era de esperar, la recesión hizo estragos en los números de los comerciantes para las fiestas en los países más afectados por la crisis global. Según un estudio de SpendingPulse, un servicio de asesoría de Mastercard, las ventas totales al por menor cayeron en Estados Unidos hasta un 8% con relación a las cifras habituales del período noviembre-diciembre, por lo que este año se convirtió en uno de los peores en décadas en la materia.

El dato importa porque, para muchos comerciantes, las ventas de este mes pueden alcanzar hasta 50% de su total anual. Y sociedades acorraladas por la recesión y el desempleo gastaron mucho menos esta vez.

Lo poco que recuperaron muchas tiendas y negocio fue ayer cuando, para vender la mercancía no colocada en Navidad, abrieron sus locales a las 6 de la mañana con precios de remate, descuentos de hasta 75% en juguetes, muebles, ropa o electrodomésticos. Algo recuperaron, pero la temporada navideña no será recordada como la mejor.

De acuerdo con de los datos de SpendingPulse, las ventas de ropa femenina en EE.UU. bajaron 23% en noviembre y diciembre comparado con el mismo bimestre del año pasado; la de hombre, 14%, y la de bienes de lujo, 35%.

Ayer tiendas como J.C.Penney Co Inc o Macy's abrieron bien temprano sus locales para atraer público. La afluencia fue masiva y algo recuperaron los comerciantes. En ventas online, la popular Amazon.com fue una excepción e informó que sus ventas mejoraron este año, a un récord de 73 pedidos por segundo, con éxitos como el DVD Batman, el caballero de la noche o el nuevo libro de la autora de la saga Harry Potter, J.K. Rowling, Los cuentos de Beedle el bardo.

Pese a esas ventas, la crisis se notó. Según Michael P. Niemira, economista jefe del Consejo Internacional de Centros Comerciales de EE.UU., una vez que se haga el balance de todas las ventas navideñas las ganancias de las tiendas más prestigiosas habrá caído entre 1,5 y 2%, con lo cual sería la peor temporada desde 1969, cuando se empezó a medir este tipo de ventas estacionales.

En Gran Bretaña, quizá el país europeo más afectado por la retracción económica, la caída de ventas fue notable.

El llamado "Boxing Day" en los países del Commonwealth, el posterior a las fiestas cuando hacen fuertes descuentos sobre lo no vendido en Navidad, locales como Debenhams y Selfridges ofrecieron ayer descuentos de hasta 70% en los precios de sus productos para intentar "salvar la ropa" de una temporada para el olvido.

Las ventas en noviembre en Gran Bretaña, según el Consorcio nacional de comerciantes minoristas (BRC) bajaron 0,4% respecto de 2007 y en diciembre se habría agravado.

Ayer, por eso, todos ofrecieron fuertes descuentos y algunos arrancaron la misma noche del jueves por internet, como las tiendas John Lewis y Marks and Spencer. La calle Oxford fue ayer un mundo de gente buscando gangas, "algo sin precedentes" según la New East End Company (NWEC) que maneja las principales arterias comerciales de Londres.

En Italia, los comerciantes apelaron a una campaña masiva de "tutto per 1 euro" para poder vender algo más. Claro, casi todo eran productos chinos que cuestan muy poco y llegaron en barco en grandes contenedores para hacer más llevadera la crisis. Los italianos gastaron este año en regalos de Navidad dos mil millones de euros menos que el año pasado, dijeron las asociaciones de consumidores Federconsumatori y ADUSBEF

Uno de los problemas de la venta es la ausencia de crédito. Con tarjetas de crédito acotadas y poco efectivo en la mano, más el fantasma del desempleo que afecta al mundo industrializado, los consumidores midieron sus gastos como muy pocas veces.

En tanto, la consultora Ipsos Global Public Affairs realizó una encuesta mundial (en 22 países) y el dato más interesante fue que 72% de los consumidores reconoció haber recortado gastos de su presupuesto familiar.

El entretenimiento fue el rubro donde más redujeron gastos las miles de personas consultadas. En cambio, no fue tanto el recorte en gastos de telefonía celular, educación y televisión por cable.

El optimismo para los meses venideros, en tanto, se redujo a la mitad comparando la expectativa manifestada ahora y la de abril pasado, sobre todo en EE.UU.

Comentá la nota