La crisis le pegó duro a los vinos más baratos

La crisis le pegó duro a los vinos más baratos
En el análisis de los despachos por precio de enero a abril, el único segmento que cayó fue el de menos de $ 2 (-31%) que concentra el 39% del total. El resto creció.
El primer cuatrimestre de 2009 fue el período comercialmente más duro para la vitivinicultura que apuesta al mercado interno, pero con matices. Es que, contra la mayoría de los pronósticos, la demanda no se volcó en forma masiva a los vinos de bajo precio, los más representativos en volumen, sino que se repartió: de hecho, los despachos en el rango de hasta $ 2 cayeron un 31,65%.

La contracara son los que las bodegas venden a entre $ 2 y $ 4, con un crecimiento de casi 43% en comparación con 2008.

No obstante, el panorama muestra lo errático de la dinámica del mercado. Es que, a pesar de la caída interanual, los vinos más económicos continúan como los preferidos para los bolsillos de los consumidores. Así lo detalla un informe elaborado por el Departamento de Estadística y Estudios de Mercado del INV que mide la totalidad de los volúmenes salidos al mercado por franjas de precios.

De hecho, 7,5 de cada 10 litros de vino salieron de las bodegas a precios no mayores a los $ 4 por litro, una clara señal del comportamiento de la oferta ante la retracción esperada de la demanda. Pero a juzgar por los datos difundidos ayer, la respuesta no fue del todo la previsible.

Por tipo de vino

Si se distinguen por color, por encima de los $ 2 a los tintos les fue bien pero a los blancos mejor. Hasta $ 4 por litro se despacharon 247.460 hectolitros, más del doble que hace un año.

Al ponderar genéricos frente a varietales también surgen particularidades. Los categorizados como "sin mención varietales" muestran cómo la crisis no se sintió tanto en ciertos rangos: el mayor crecimiento en las ventas para las bodegas se concentró a partir de los $ 8 y hasta los $ 20, con subas que llegaron casi al 190%.

En tanto, para los varietales las estrellas al menos hasta abril fueron los vinos de $ 4 a $ 8, con un crecimiento interanual de casi 65%. Así, lideraron en volumen (algo más del 38% del total de despachos).

Mientras cabernet sauvignon y malbec bajaron entre medio punto y 6 respectivamente, los invariables, con bonarda- syrah y malbec-bonarda a la cabeza, fueron los más vendidos en la misma franja.

Este último blend, según el informe del INV, se multiplicó por 5 respecto a un año atrás. Comparativamente, mientras en abril las salidas de los genéricos decrecieron 10 mil litros comparado con enero, en varietales hubo una brecha positiva de 54 mil hectolitros.

En el caso de los espumantes, la conducta del consumo siguió parcialmente la lógica: cerca del 40% de los despachos estuvieron entre los $ 8 y $ 16, aunque un porcentaje similar también superó los $ 20.

En tanto, el viejo y querido cartón, tetra-brik o multilaminado, se lleva la mejor cosecha, comercialmente hablando, hasta ahora especialmente entre los "baratos".

De hecho, se liberaron a los puntos de venta 585.238 hectolitros a precios de $ 2 a $ 4, tres veces y media más que en igual período de 2008; e incluso resistió la disminución global que afectó a todos los fraccionados, con un índice menor al resto (-3%).

En botellas, la estadística señala a los vinos de $ 8 a $ 16 como los de mejor performance, con una suba del 34,4%, en tanto que los de valores inferiores no son la excepción a la regla inicial: se despacharon un 18% menos que hace un año.

Comentá la nota