Crisis, neutralizar a Macri y evitar otra "Catamarca".

El proyecto del Gobierno de adelantar las elecciones nacionales legislativas para el 28 de junio ya generó los primeros cimbronazos en el mapa político. En ese sentido, cuatro consultores opinaron que el objetivo de la Casa Rosada es evitar el “efecto Catamarca” y apurar los comicios para que el malhumor social por la crisis no siga afectando a los candidatos oficiales.
Artemio López, de la Consultora Equis, evaluó que “con esta estrategia, el kirchnerismo intenta evitar los problemas que le pueden generar en octubre un deterioro mayor de los indicadores sociales y el desempleo, como consecuencia de la crisis financiera mundial”.

Analía del Franco, de Analogías, coincidió con López en que el objetivo del oficialismo “es aislar discusiones locales y evitar la lecturas, para mi erróneas, de la derrota en Catamarca”.

Además, Del Franco vio positivo el proyecto de adelantamiento ya que es bueno para acortar los tiempos de la campaña política en tiempos de crisis”.

En cambio, Jorge Giacobbe, consideró que “este proyecto oficial es una impresionante cortina de humo, porque cambia la agenda y anarquiza todo el sistema político. Esto acorta la posibilidad de desarrollar la voz opositora”.

Giacobbe estimó que el proyecto de adelantamiento corre riesgo en el Congreso y “sino llega a pasar puede pasar lo peor en el país”.

GANADORES Y PERDEDORES. También, López explicó ante Criticadigital que “se acortan los tiempos de campaña y esto impide el posicionamiento y las posibilidades de alianzas de la oposición. Por ejemplo, Felipe Solá, Mauricio Macri y Francisco de Narváez están en plena interna para definir las candidaturas”.

Por su parte, a Manuel Mora y Araujo lo sorprendió la noticia. Igual, el consultor sostuvo que “el Gobierno nacional intenta evitar el traspié electoral de la elección local de Catamarca. Para eso, busca nacionalizar el comicio y no darle la ventaja a Macri de una victoria amplia en Capital”.

Luego, Mora y Araujo aclaró que el nuevo escenario no perjudica al jefe de Gobierno porteño, “ya que la posible candidatura de Gabriela Michetti le permite mantener un caudal de votos”.

Sobre ese tema, Del Franco consideró que “Macri es el que queda más descolocado y de esta manera va a hacer que se enfrenten dos fuertes figuras opositoras como Michetti y Carrió”.

Giacobbe fue terminante y sostuvo que “ningún opositor se beneficia con este proyecto. El kirchnerismo se encaminaba a perder en Corrientes y Capital Federal. Con esto intenta, neutralizar la voz de la oposición”.

Comentá la nota