La crisis de Mahle es "ficticia"

El Ministerio de Trabajo provincial dictó ayer la conciliación obligatoria en el conflicto que mantienen los 450 empleados de la empresa alemana Mahle, que ayer expresó por escrito su decisión de cerrar la fábrica de aros de pistón de Presidente Perón al 5600.
La reunión se realizó en la sede local de la cartera laboral, y contó con la presencia de representantes de la empresa, la comisión directiva de la UOM Regional Rosario, dirigentes de la CGT Rosario, delegados gremiales y de la Comisión Interna, un representante del ministerio de Trabajo de la Nación y la viceministra de Trabajo, Alicia Ciciliani. Las partes involucradas volverán a reunirse el próximo lunes, mientras los trabajadores se constituyen "en custodia de los bienes físicos de la empresa".

En los pasillos de la sede regional de la cartera laboral, en Ovidio Lagos y San Lorenzo, las sensaciones eran similares. Dirigentes gremiales, que entraban y salían de una tensa reunión, insistían en remarcar las dificultades de la negociación ya que la empresa alemana tiene la intención de cerrar; quedando los 450 trabajadores efectivos -que desde hace un tiempo trabajaban tres días a la semana, aunque cobrando el cien por ciento del salario﷓ y los 250 empleados de los talleres donde se tercerizan algunos trabajos, en la calle.

Si bien se había barajado la posibilidad de una autogestión, los problemas para llevarla a cabo la hacen poco menos que inviable. Al menos, esto fue lo planteado por Martín Flayart, delegado de la Comisión Interna de la fábrica, quien señaló que si bien la idea "no escapa a los planes, todo lo que se produce viaja al exterior, se necesitan muchos requisitos y no es fácil exportar sin marca. Lo que pretendemos es buscar una salida eventual porque la crisis de Mahle es totalmente ficticia".

Al término del encuentro, Ciciliani indicó que se realizó un acta para reflejar lo que pasó en la reunión, "donde escuchamos las voces de los trabajadores, que le pudieron decir a la empresa los errores estratégicos que ellos venían percibiendo". Por su parte, los empresarios dejaron por escrito la intención de cerrar la planta de Rosario "porque no es rentable".

La funcionaria señaló que "ante esa circunstancia, y como también manifestaron su predisposición a colaborar con recursos técnicos y gerenciales para seguir produciendo aros de pistón, pero que decididamente no iban a ser con los capitales de Mahle, optamos por levantar la reunión, declarar la conciliación obligatoria por 30 días, para que los trabajadores sigan en la misma situación anterior y se constituyan en custodia de los bienes físicos de la empresa".

Ciciliani agregó además que "la UOM recibió la comunicación de su secretario general nacional, Antonio Caló, sabemos que el ministro Tomada está trabajando; y el gobernador Binner está tomando contacto con la Presidenta".

"Evidentemente -agregó-, lo que vamos a tener que resolver y avanzar es en lo que va a hacer Mahle en Argentina, para hablar claramente sobre cuál es la estrategia en Argentina, ya que en su planta de Rafaela recibe un subsidio nacional por casi 500 mil pesos mensuales, y acá decide intempestivamente que el castigo lo tengan que sufrir los trabajadores de la provincia de Santa Fe".

La idea, como se les escuchó decir a cada uno de los actores que participaron del cónclave, es nacionalizar el conflicto. En este sentido, y ante la consulta de Rosario/12, Ciciliani sostuvo que éste "no es un problema de la provincia de Santa Fe, es un problema de la Argentina. Nos toca porque la planta está en Rosario, pero no podemos solucionar estos problemas de fondo".

Comentá la nota