La crisis de Mahle abrió una interna en el Gobierno

No se cumplió con la estatización prevista y se pasan facturas entre los ministros.
Hace poco más de un mes, el 15 de julio, el Gobierno anunciaba la estatización de la autopartista Mahle de Rosario. Los 530 operarios de la empresa, que está cerrada desde abril, ya habían visto pasar el amague de venta a un inversor privado (Ramiro Vasena) y festejaron la estatización como el reaseguro de sus puestos de trabajo. Su interlocutor era el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, pero también la ministra de la Producción, Débora Giorgi salió a hablar públicamente del plan de estatización.

Ahora también ese plan quedó atrás. Moreno cortó el diálogo con los representantes de Mahle en la Argentina, quienes aseguran que en ningún momento el Gobierno se hizo cargo de pagar los 530 sueldos de Rosario.

Dentro del Gobierno se abrió un pase de facturas: en Producción aseguran que Giorgi llegó a arrimar dos inversores privados (Vasena y Norberto Taranto) para hacerse cargo de la empresa, pero que no contaron con el apoyo financiero del Banco Nación. También apuntaron contra el Secretario de Comercio. "Moreno fue quien abortó la última negociación con uno de los interesados que habíamos conseguido, porque él quería avanzar en la estatización de Mahle con un esquema similar al de Massuh. Ahora, el conflicto es un problema de él", dijeron fuentes del ministerio.

Un centenar de los operarios rosarinos profundizó su protesta la semana pasada, con el bloqueo de la entrada de otra planta que Mahle tiene en Rafaela (la fabricante de válvulas que adquirió a Edival). También cortaron el tránsito en el acceso a la autopista que une la Capital con Rosario. La medida generó la intervención del Ministerio de Trabajo provincial, tras lo cual Mahle pagó 1.000 pesos por operario a cuenta de la segunda quincena del mes. Mahle también se comprometió a presentar un plan de pago de indemnizaciones.

Los delegados están citados para mañana en el ministerio de Trabajo de la Nación, donde se les aseguró que serán informados sobre el "avance" de las negociaciones para que Mahle pase a manos privadas. El supuesto comprador es una incógnita. Fuentes cercanas a Taranto, uno de los pocos empresarios que había hecho una oferta ni bien se desató el conflicto (y cuya propuesta fue finalmente descartada por Mahle) aseguran que el empresario de Avellaneda perdió todo interés. Otras propuestas como las de Vasena y Aros Kim también fueron descartadas, o bien por Mahle o por el Gobierno.

Los ejecutivos de la multinacional aseguran que Moreno y el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, les habían prometido la devolución de 9 millones de pesos en reintegros a la exportación, para destinar al pago de sueldos e indemnizaciones como parte de la transición. Y que nada de eso se cumplió.

"Desde el cierre de la planta, en abril, todos los sueldos fueron pagados con dinero de Mahle. El Estado no pagó un solo peso de su deuda", aseguraron ejecutivos de la compañía a Clarín. "Tampoco hubo novedades de la estatización ni hubo nuevos contactos con el Gobierno por este tema, pese a las gestiones y llamados no respondidos", agregaron.

Comentá la nota