Por la crisis, las industrias producen a media máquina

Caída en la demanda, acumulación de stock, baja producción. En todos los casos, estos factores derivan en ajustes laborales. Cómo impacta la crisis en los diferentes sectores de la industria local.
Problemas. Con despidos, cierres de fábrica y suspensiones, el sector metalúrgico es el más afectado de la industria local.

La crisis financiera internacional ya hace sentir sus efectos reales a nivel local. Las industrias radicadas en la provincia muestran signos evidentes de estancamiento y en muchos casos de retroceso en su producción con consecuencias que afectan directamente a los trabajadores.

A las condiciones macroeconómicas adversas su suman además las contingencias locales que afectarán a la industria local si, como hasta ahora, la Provincia no obtiene el favor de la Nación que le permita reasignar los cupos fiscales no usados en el marco de la ley de promoción industrial.

Con ese mar de fondo, los distintos sectores industriales hacen frente con algunas medidas de emergencia a la crisis que, en mayor o menor medida, ya se hace sentir al interior de las fábricas.

Metalúrgicos,

los más afectados

El 2008 fue un año complicado para el sector metalúrgico en la provincia y "el segundo semestre ha sido directamente terrible", evaluó Raúl Aguirre, secretario general de la UOM local. Dos fábricas radicadas en Recreo -Jarse y Lonera Munro- cerraron sus puertas y 130 operarios perdieron sus puestos en lo que va del año, afectados por la crisis del sector. Además 90 empleados de Helametal fueron suspendidos durante el segundo semestre del año, debido a que la empresa está afectada por un concurso de acreedores y no puede conseguir financiamiento para continuar la producción. A este panorama crítico se suma Tinglados San Javier, una firma capitalina que adeuda salarios a sus trabajadores.

Recientemente la fábrica Longvie, radicada en El Pantanillo, anunció el anticipo de las vacaciones de sus 90 empleados para el mes de noviembre y "ya firmamos suspensiones para diciembre y enero", informó Aguirre. La explicación dada por la empresa -según el titular de la UOM- fueron la acumulación de stock y la caída de las ventas.

Textiles,

con ajustes laborales

Sin llegar a los despidos, la crisis del sector textil -fuertemente afectado por la avalancha de productos importados de bajo costo- se manifiesta en una serie de complicaciones: cadena de pagos demorada, falta de liquidez, escasez de créditos, acumulación de stock y disminución de la producción. Según Jorge González, secretario general de la Asociación Obrera Textil (AOT) "muchas empresas trabajan al 50% de su capacidad" y "por lo poco que venden, les pagan a 60 ó 90 días".

Alpargatas Textil anunció el cierre de su planta por 35 días, a partir del 15 de diciembre, período durante el cual sus 410 operarios se tomarán sus vacaciones y aquéllos que ya las agotaron -obligados a anticipar las vacaciones durante la crisis del campo- serán suspendidos hasta que la fábrica vuelva a producir.

La crisis en el sector derivó también en modificaciones en el régimen laboral de algunas industrias. Antes de anunciar las suspensiones, Alpargatas Textil había eliminado jornadas laborales a sus operarios. Pasaron del sistema cinco días de trabajo por uno de descanso, al de cinco días de trabajo por dos de descanso o incluso al de seis por dos. "Es decir que los trabajadores están perdiendo entre dos a cuatro días de trabajo por quincena", manifestó González.

También la empresa Nortextil S.A. bajó su nivel de producción por medio de cambios en el régimen laboral. De trabajar hasta los domingos -mediante el pago de horas extras- los operarios vieron reducida su semana laboral a cinco días, de lunes a viernes.

Agroindustria y alimentos,

temporada alta, baja producción

La alimentación es una de las últimas variables de ajuste en tiempos de crisis. Sin embargo, el enfriamiento de la economía ya se siente en el sector de la industria alimenticia local. Según informó el titular del Sindicato de Trabajadores de la Industria Alimenticia (STIA), Ernesto Paz, "pese a que ésta es la temporada alta de producción en Catamarca, hoy por hoy, la mayoría de las empresas están con baja producción". Los motivos esgrimidos, de nuevo, se repiten: "Bajas ventas, acumulación de stock, no necesitan producir más", aseguró Paz.

Usualmente, cada año, en noviembre, unos 250 trabajadores temporarios eran contratados para hacer frente a la mayor demanda de algunas empresas del rubro, "pero este año no los han convocado, no hemos tenido notificación de ninguna alta laboral", comentaron desde STIA, gremio que nuclea a 37 empresas del sector.

Después de que fracasara la instancia conciliatoria que se dirimió a nivel nacional, los empleados de Arcor podrían retomar mañana las medidas de fuerza. Los trabajadores reclaman un pago extraordinario de 400 pesos hasta que se reabran las paritarias pero la firma sólo les otorgó un adicional de 150 pesos y condicionado a la asistencia. Sin conseguir el acercamiento entre las partes, el gremio anunció que volverá a bloquear el ingreso de vehículos a la planta ubicada en Recreo como medida de protesta.

Olivo,

caída de precios

A un año que ya fue complicado para el sector olivícola local, se agregan previsiones poco alentadoras. Luis Arata, presidente de la Federación Olivícola Argentina, y vicepresidente de la Asociación Olivícola de Catamarca señaló: "Estamos en el peor de los contextos económicos de los últimos 15 años para la olivicultura. La situación para todo el sector se avizora mala, porque la fruta ha bajado de precio en todo el mundo, y en consecuencia el precio del aceite se viene desbarrancando a pasos agigantados". A ese contexto internacional desfavorable se suma la poca floración que presentan las plantaciones del Valle Central que va a afectar el nivel de producción que se espera para la próxima campaña.

7 mil

Son los puestos de trabajo que dependen del sector industrial en la provincia.

Comentá la nota