Crisis industrial: aseguran que pondrán freno al cierre de fábricas

Ayer, los dirigentes de las cámaras industriales de San Luis y Villa Mercedes fueron recibidos en el Ministerio de Transporte. Ahí especificaron que lo que pasa en la provincia es un reflejo de lo que acontece a nivel nacional.
Ya cerró una fábrica (Tintas Puntanas) y sigue el conflicto con tres más (Masili, Argentoil y Della Penna) en la capital sanluiseña y Poligraf en Villa Mercedes. La incertidumbre en los trabajadores crece y por eso desde el gobierno de la provincia buscan ponerle un coto a esta situación. Así, la frase de Juan Gil Bergés, jefe del Programa Generación y Fomento de Recursos Económicos, cayó con sorpresa cuando conversaba con El Diario de La República: “No existe en la provincia la posibilidad de cierre de alguna otra fábrica a mediano plazo”. La severidad de lo que dijo Bergés venía precedida de lo que se habló en la primera reunión formal que ayer en la mañana mantuvo el ministro Facundo Santarone con los representantes de la Cámara de Industria de San Luis y de Villa Mercedes.

“Acá lo que hay que tratar es de no generalizar. Estas son situaciones muy particulares de cuatro empresas que en realidad vienen con problemas desde hace muchos años con sus empleados”, expresó.

Además, el ministro de Transporte, Industria y Comercio, agregó que la crisis lo que hace es agudizar más los inconvenientes que ya venían soportando algunas fábricas.

De esa manera, la preocupación por las consecuencias de la crisis en la provincia empezó a ser atendida por los diferentes sectores que están implicados en el intento por salvar a la industria de San Luis. Por eso, ayer se reunieron con Santarone el presidente de la Cámara de Industria de Villa Mercedes, Martín André y los representantes de la Cámara de Industria de la ciudad de San Luis: Eduardo Mirengo (presidente), Jorge Edgard (gerente) y Omar Paz (director).

Más tarde, Santarone coincidió con Bergés al exponer que en San Luis la situación es la misma que se vive a nivel nacional y que lo que se busca es mitigar los efectos negativos que puede recibir el sector industrial en la provincia. La premisa fundamental: quedar mejor parados en la crisis con respecto a las demás provincias.

Bergés, por su lado, dijo que la situación “es bastante más flexible de lo que parece y hay buen diálogo”. Y, por otra parte, aclaró que lo que acontece con la fábrica Argentoil no tiene que ver con la coyuntura actual y que ese es un caso puntual: “Sino hubiera estado la crisis habría pasado lo mismo con esa empresa”.

“La situación actual de la industria en todo el país es de una notable preocupación respecto a cuál va a ser el desarrollo de esta crisis en los próximos días”, argumentó Santarone aludiendo a que lo que sucede en San Luis es el reflejo de lo que pasa a nivel nacional.

Por la tarde, fue difícil contactar a algún representante de la Cámara Industrial de San Luis, pero antes el ministro había dejado en claro que lo que buscan desde ese sector es que su cartera sea mediador entre el gremio y las fábricas “y que entre las dos partes podamos coordinar las acciones para mantener las fuentes de trabajo”.

Desde el ministerio, estas reuniones formales que continuarán sucediéndose una vez por semana, tienen el objetivo puntual de conocer la realidad del golpe que le ha ocasionado a la industria provincial esta crisis económica mundial. Y de esa manera tomar “acciones en conjunto, más todavía con la convocatoria que se ha hecho desde la Cámara de Diputados –el miércoles los legisladores dispusieron elevar un pedido de declaración para que el Ejecutivo realice un llamado al Consejo Económico Social-“, dijo Santarone.

Al finalizar la conversación con los medios, Facundo Santarone especificó que el Gobierno analiza “4 o 5 pautas para solucionar la problemática para trabajar en conjunto con los representantes de la Cámara Industrial”. Además, dejó en claro que la idea no es subvencionar económicamente a las empresas sino que, en un primer orden quieren conseguir “hacer paulatina esta situación para que el sector gremial, que hasta hace poco tiempo estaba reclamando por mejoras salariales, analice la problemática con esta crisis mundial”. Finalmente, el ministro aseguró que van a trabajar con las distintas entidades financieras “para poder conseguir la forma de que este impacto económico en San Luis sea menor que en otras provincias”.

Comentá la nota