La crisis impacta en la industria local y los empresarios no avizoran un panorama alentador

La debacle económica sigue repercutiendo en el desarrollo de los establecimientos fabriles ubicados en Pergamino. Por este motivo y ante la baja en los niveles de producción, las distintas firmas implementan medidas para morigerar el efecto de este conflicto en sus plantas laborales. Los pronósticos de especialistas son negativos con relación a la evolución de la economía para los próximos meses.
DE LA REDACCION. Bien es sabido que desde mediados de año el país afronta una aguda crisis económica producto, en primera instancia, del conflicto generado entre la dirigencia nacional y el sector agropecuario, y de la crisis financiera global que llegó para coronar un 2008 complejo e inesperado.

Por estos días son constantes las reuniones entre los representantes del Grupo de los 20, quienes analizan medidas y buscan la implementación de planes de acción que traten de paliar esta situación que aqueja tanto a naciones centrales como periféricas.

En nuestro país, cada provincia y sus respectivas localidades, percibe una significativa retracción en su desarrollo. Pergamino no es la excepción a la regla. Con el correr del tiempo la problemática se agudiza y los impactos son percibidos en las industrias de los distintos rubros radicadas en la ciudad.

En ediciones pasadas, el Diario daba a conocer el difícil trance que atraviesan las industrias locales que debieron efectuar reducción de personal mediante mecanismos como suspensiones temporarias, reducción de horas de trabajo, adelanto de vacaciones, entre otras medidas a las que se recurre para tratar de sortear temporalmente (aspirando a que no sea de manera definitiva) los efectos de la merma en la producción por la retracción de la demanda y la drástica reducción del crédito.

El panorama de los establecimientos fabriles no ha avistado grandes modificaciones desde nuestro último informe ya que el impacto de la crisis económica sigue repercutiendo en su normal desenvolvimiento. En este sentido, LA OPINION realizó un sondeo por distintas fábricas con ámbito de acción en Pergamino. La conclusión a la que arribó el estudio señala que las industrias ubicadas en Pergamino ponen en práctica medidas para morigerar el efecto del conflicto financiero en sus plantas laborales. Sin embargo, ya se estudian reducciones y suspensiones de personal, atento a la evolución de los escenarios nacional e internacional.

Si bien el ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, Oscar Cuartango, admitió que frente al cimbronazo económico el Ejecutivo estudia medidas para atenuar el impacto, todos los establecimientos fabriles relevados manifestaron que se ven afectados por el estado de la economía. Con relación al comportamiento empresario para con el staff, la totalidad de las firmas consultadas sostuvieron que planean mantener el número de empleados en planta. No obstante, declararon que se ven en la obligación de utilizar determinadas medidas para paliar los efectos de la debacle financiera. Las que mayormente se emplean son la reducción de la jornada laboral y el adelanto de vacaciones.

Perspectivas negativas

Frente a la inestabilidad que presenta el escenario económico actual, los referentes de las distintas empresas sondeadas, teniendo en cuenta la proximidad del año 2009, pusieron de manifiesto que es muy difícil hacer proyecciones para el futuro. No obstante, los empresarios coincidieron en que el impacto de la crisis financiera mundial en el país se agudizará con el transcurso del tiempo. Los pronósticos son cada vez más negativos en relación con la evolución de la economía para los próximos meses.

Por su parte las firmas que, además de atender el mercado interno, se dedican a la exportación han percibido significativas dificultades ya que se dio una merma, cercana al 40%, en los niveles de venta al exterior, razón por la cual no se encuentran en estado de competencia con productos de otros orígenes.

El escenario actual hace que los industriales pergaminenses trabajen con prudencia ya que se prevé que la crisis podría ser superada recién a mediados de 2009 debido a la magnitud que está tomando.

Según los empresarios, y teniendo en cuenta las variaciones que se producen en la economía, hay que estar atentos al escenario actual que depende no sólo de las decisiones gubernamentales sino que también tiene estrecha relación con el acomodamiento a nuevas reglas de juego que experimentará la economía mundial.

Todos los consultados también coincidieron en que la actual es una crisis que por su dimensión y características no será fácil traspasar.

La vida empresaria se ve afectada a grandes escalas y aunque los referentes de las firmas consultadas han denotado que intentan ser optimistas ante la realización de balances y proyecciones, las condiciones que se presentan en la actualidad no permiten establecer o avizorar un panorama alentador.

Tal como se esperaba, la crisis afecta a todo el sector industrial. Por este motivo los entrevistados expresaron que ante esta situación conflictiva las empresas deben estar muy bien organizadas, tanto administrativa como financieramente, para seguir soportando los efectos del cimbronazo económico, manteniendo el control férreo de la gestión.

Italimpia

Recorriendo el predio del Parque Industrial, LA OPINION decidió visitar a una de las empresas que allí se ubican: Italimpia. Se trata de una reconocida firma dedicada a la fabricación de equipamiento de limpieza que actualmente, al igual que la mayoría de las plantas situadas en dicho lugar, se halla en una situación poco favorable.

El impacto más directo que la empresa advirtió fue la volatilidad del dólar. A esta problemática se suma el significativo aumento que han experimentado las materias primas, insumos y servicios que la firma utiliza. Este conjunto de factores hizo que Italimpia quedara fuera de competencia en relación con las exportaciones, avistando una merma cercana al 40% en las ventas efectuadas al exterior.

En cuanto al mercado interno, señalaron que si bien durante los últimos años se fue fomentando el crecimiento de la producción, a principios de 2008 se percibió una desaceleración en las ventas. Por este motivo, los responsables de la firma se vieron obligados a analizar diferentes estrategias y movimientos para ir aumentando las ventas, entre ellos, la búsqueda de nuevos canales de comercialización a fin de sumar clientes. Gustavo Nardi, uno de los dueños de Italimpia, declaró: “Gracias a la búsqueda incesante de nuevos canales y estrategias de comercialización, como así también nuevos emprendimientos, no advertimos una profunda retracción en las ventas dentro del mercado interno pero no logramos el crecimiento que teníamos estipulado para estos meses”.

Si bien no hubo despido de gente, los responsables de la empresa revelaron que el ritmo de producción es menor y actualmente se registran sobrantes del stock de productos. “Esto no favorece económicamente a la empresa pero se habla de la realización de un esfuerzo por parte de la firma a fin de que se puedan mantener los niveles de producción. No sabemos hasta cuándo vamos a poder mantener estos niveles porque hay una gran inestabilidad”, señaló el entrevistado.

De cara a 2009, el empresario manifestó que en los últimos días mantuvo una charla con referentes regionales del sector productivo al que corresponde su empresa. Durante ese encuentro los productores no demostraron buenas expectativas ya que se espera una merma en las ventas. “El próximo año será muy recesivo; la gente tendrá que ser precavida en cada uno de sus gastos y nosotros tendremos que estar atentos a los niveles de consumo de la gente. En lo que es el rubro de limpieza profesional no tenemos buenas perspectivas ya que creemos que todas las empresas que nosotros proveemos recortarán en primera instancia el tema de la higiene”, expresó Nardi.

Genoud Plásticos

María Laura Genoud, propietaria de una empresa de fabricación de artículos de limpieza en plástico, brindó detalles sobre el actual estado de su firma. “Los problemas económicos hicieron que las ventas tuvieran una baja cercana al 50%. El sistema de pagos se mantiene porque los clientes siguen adquiriendo productos pero en menor cantidad. Por este motivo se tuvo que recortar la producción”, declaró la responsable de la firma.

Una de las estrategias que la empresa tuvo que poner en práctica para acompasar esta merma en los niveles de producción es el recorte de horas de trabajo. La cantidad de empleados se mantiene pero se ha reducido la jornada de trabajo que actualmente tiene seis horas.

Varias más son las medidas que la fábrica tuvo que implementar para paliar la crisis. Entre ellas cabe destacar la producción de stock mínimos, la incorporación de nuevas estrategias de ventas y la implementación de ciertos valores tales como creatividad para establecer nuevas vías de desarrollo, austeridad y precaución en el accionar.

En cuanto a las expectativas que se tienen para el año venidero, la propietaria exteriorizó: “Yo quiero ser positiva para el futuro pero sé que dependemos mucho de la estabilidad y de la voluntad de los políticos. Yo creo que desde el Gobierno se tiene que dar apoyo al sector industrial nacional que busca en todo momento tecnificarse y progresar para que la empresa advierta un óptimo desarrollo, beneficiando a los empleados y aportando al mercado interno. Las condiciones que se dan en la economía argentina son muy imprevisibles y, a pesar de que estamos apostando al futuro poniendo en práctica nuestros mayores esfuerzos, la realidad nos golpea constantemente”.

Preocupación en el personal

En el conflictivo escenario actual, los empresarios locales se ven obligados a implementar ciertas medidas que favorezcan el sostenimiento de sus respectivas empresas. En torno a esta cuestión, los referentes de las distintas firmas, antes de poner en práctica ciertas medidas, piensan en el beneficio de los empleados que necesitan el trabajo ya que es el sustento de sus familias. “Los empleados están preocupados pero ven que en la empresa se trabaja con mucha honestidad y que la situación es compleja, motivo por el cual nos vemos obligados a tomar ciertos recaudos. Apuntamos a hacer un esfuerzo mancomunado porque creo que entre todos podemos salir adelante”, declaró Genoud.

La formación de un equipo sólido de trabajo, en que los patrones y los empleados trabajan en pos de su propio bienestar, posibilita un buen desarrollo de las tareas cotidianas.

De acuerdo con lo expuesto por los empresarios, los empleados se inquietan ya que saben que su bienestar depende del óptimo desarrollo de la empresa de la cual son parte. Al respecto Nardi expuso: “El personal sabe que nosotros también estamos realizando un esfuerzo significativo para mantener a todos en sus puestos de trabajo, a pesar de que la empresa podría poner en práctica una reducción de la cantidad de trabajadores”.

Comentá la nota