Crisis hídrica: Valerio admitió que estamos ante una "alerta amarilla, casi roja"

Cuando el pasado 5 de junio la licenciada Liliana Raskovsky, representante de la Autoridad del Agua, reconoció a nuestro diario digital que habían comenzado las restricciones al agua potable y que el dique se encontraba en "alerta amarilla", los funcionarios de la ciudad salieron a replicar sus dichos y aclararon que aún no estábamos ante una emergencia de ese tipo.
Sin embargo, a casi cinco meses de aquellas declaraciones, el secretario de Obras Públicas de la comuna, Rubén Valerio, admitió este mediodía que la ciudad se encuentra ante una "alerta amarilla, casi roja".

En diálogo con el programa Y ahora, qué hacemos, que se emite por Radio Universal, el funcionario ratificó que en el último tiempo, y pese a las campañas de concientización, algunos barrios de la ciudad aumentaron el consumo de agua. "Recién ahora la gente está tomando conciencia de que el problema es grave", sostuvo.

En otro orden, adelantó que la comuna aplicará sanciones a aquellos vecinos que hagan un uso excesivo del recurso. "Multaremos, sobre todo, a aquellos que empleen el agua para riego o lavado de autos", indicó.

Asimismo, aclaró que la medida no persigue un fin recaudatorio sino que el objetivo es que no se tire el agua. "Si bien en verano el consumo habitual de la ciudad es de 12 mil m3/h, la idea de ABSA es mantenerlo en 9 mil m3/h, que de todas formas es abultado, ya que estaríamos en un consumo diario de 600 litros por persona", concluyó.

Comentá la nota