La crisis golpea al mercado laboral y en marzo provocó 20.000 despidos

La crisis golpea al mercado laboral y en marzo provocó 20.000 despidos
En el mismo mes, hubo 54.000 suspensiones. En el primer trimestre se registraron 40.000 cesantías. Industria, construcción y comercio, los rubros más afectados
Los problemas de empleo que comenzaron a evidenciarse desde fines de 2008 por efecto de la crisis global registraron en marzo un crecimiento significativo que fue admitido ayer por el jefe de la CGT, Hugo Moyano, quien por primera vez reconoció públicamente la "intranquilidad" que produce en las organizaciones gremiales el continuo deterioro del mercado laboral. El temor expresado por Moyano fue cuantificado en un informe privado difundido ayer, que advirtió que solo en el último mes se produjeron 20.362 despidos y 54.514 suspensiones de trabajadores como consecuencia de la caída de la actividad económica y los ajustes en los planes de producción e inversiones de diversos sectores.

Esos datos, consignados en el relevamiento mensual de la consultora Tendencias Económicas, son significativos si se comparan con los registros correspondientes a marzo de 2008, cuando se contabilizaron apenas 250 casos de despidos y 6.285 suspensiones. Según interpretaron los responsables del informe, el pronunciado incremento anual de las cesantías y suspensiones "evidencian la franca entrada de la economía en recesión y los ajustes en los planes de producción ante la fuerte caída de las ventas internas y de las exportaciones".

El análisis también avanzó sobre las actividades que debieron aplicar ajustes en materia laboral para contener los efectos de la crisis. En esa línea, se indicó que el aumento de los casos de despidos se profundizó en la industria textil, automotriz y autopartista, en los frigoríficos, en las curtiembres, el comercio, la construcción, la industria maderera y la producción minera.

A su vez, las suspensiones (que también contemplan recortes de horas extras, turnos de producción y vacaciones adelantadas) se incrementaron en forma significativa debido a la baja utilización de la capacidad productiva instalada en varias industrias, como maquinaria agrícola, automotrices y autopartes, siderurgia, metalúrgica, textil, madera y petróleo.

Además, la fuerte contracción que experimentó la industria de la construcción y la caída del 50% en las actividades del transporte de cargas derivaron en una multiplicación del número de trabajadores suspendidos en esos rubros.

Los datos de marzo confirmaron una profundización de los problemas de empleo que se registran desde diciembre pasado. Incluso, si se suman los datos de enero y febrero, solo durante el primer trimestre del año se contabilizan 38.101 despidos y 128.772 suspensiones. En ese marco, el informe advirtió sobre un escenario de creciente conflictividad laboral, que amenaza generalizarse tanto dentro del sector privado como de la administración pública (nacional, provincial y municipal) en medio de la campaña para los comicios legislativos.

A la "preocupación" gremial apuntó ayer Moyano con sus declaraciones, más allá del sentido político de su afirmación en medio de la pulseada que mantiene con Néstor Kirchner por la integración de sindicalistas a las listas de candidatos del Partido Justicialista para las elecciones.

Si bien el camionero aseguró que aún no se registran casos de "despidos masivos", insistió en que en los gremios hay "bastante intranquilidad e incertidumbre" porque "sin duda ha caído un poco la actividad" debido a la crisis financiera internacional, y esa situación genera complicaciones en la estabilidad de los puestos de trabajo.

Comentá la nota