La crisis golpea duro a la F1.

La escudería Renault sufrió un duro golpe al conocer que ING, su patrocinador principal, dejará de invertir en la Fórmula 1 a fin de año.
ING, una de las aseguradoras y bancos más importantes del mundo, anunció en un comunicado que no renovará su contrato de tres años con el equipo francés, que vence a fin de temporada.

"ING continuará trabajando estrechamente con el equipo en la próxima temporada", añadió sin embargo el equipo del español Fernando Alonso.

La renuncia de ING se suma a la decisión del banco Crédit Suisse de no prolongar en 2010 su contrato con BMW, en el contexto de la "peor crisis" de la historia de la Fórmula 1, según el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Max Mosley.

Comentá la nota