La crisis golpea a la construcción y frena el inicio de nuevas obras

Más temprano que tarde, la crisis financiera internacional impactó en una de las actividades que más había crecido en los últimos años: la construcción.
El nuevo presidente de la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV), Marcelo Passardi, aseguró que "hay una merma y en Rosario no están comenzando obras nuevas e incluso hay algunas estructuras paradas".

"Hay obras, muchas a cargo de fideicomisos, que están proyectadas y con permiso para comenzar a trabajar y que sin embargo están paradas", señaló Passardi y agregó que "si bien no hay suspensiones masivas de obras, sí se ven estructuras que por el momento están paradas y son muy pocas las trabajos nuevos de envergadura que se ponen en marcha".

El representante de los empresarios de la vivienda consideró "difícil prever lo que pueda pasar a mediano y largo plazo", pero indicó que el sector "está atento a lo que suceda".

En cifras. El Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (Ipec) dio cuenta del fenómeno a nivel provincial y señaló que durante el acumulado de todo este año se registró una merma en la superficie construida del 40,5 por ciento (ver aparte).

En Rosario, aunque aún no se manejan cifras oficiales, los dirigentes de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina (Uocra) son cautos y aseguran que "todavía se mantiene el ritmo de las obras"; sin embargo, desde la Asociación Civil Manos a la Obra, Narciso Canteros indicó que "ya hay 700 obreros que terminaron de trabajar y están buscando changas porque no hay ingresos a nuevas obras".

Más optimista, el titular de la Uocra local, Julio Palma, señaló que la crisis "no afectó masivamente al personal, porque no hay suspensiones ni más despidos que los que se dan habitualmente".

No obstante, el dirigente reconoció que "no se están produciendo tantos nuevos ingresos como en los meses anteriores".

A la hora de explicar por qué a su entender la crisis no impactó todavía en el sector, Palma consideró que "en Rosario el trabajo no se resintió porque la mayoría de las obras que se llevan adelante son privadas, a diferencia de Santa Fe, donde tuvimos reuniones porque hay más obra pública y allí sí puede haber más obreros afectados".

Menos alentador. El titular de Manos a la Obra fue contundente y señaló los efectos del parate de nuevas obras en el sector.

"Los trabajos se van terminando y ya tenemos en Rosario por lo menos 700 obreros sin trabajo, de eso puede dar cuenta cualquier capataz que por día ve a muchos operarios que están buscando changas", detalló.

Es más, Canteros no ocultó su preocupación para los próximos meses. "Lamentablemente, de acá a fin de año habrá un parate importante que no sabemos en qué medida va a impactar".

Así, los efectos de la crisis financiera global ya comienzan a sentirse en Rosario, y las obras en construcción detienen su marcha.

Comentá la nota