La crisis golpea a la calle Florida: ya hay locales que cierran por falta de clientes

El menor movimiento de visitantes del exterior, sumado a la recesión del consumo interno, está llevando a varios comercios a bajar definitivamente las persianas
Caminar por Florida ya no supone encontrarse cada dos metros con brasileños, alemanes, italianos o contingentes de turistas asiáticos cargando varias bolsas a la vez repletas de artículos comprados en alguno de los casi 500 locales existentes en la tradicional peatonal porteña.

Ciudadanos de estos países fueron quienes convirtieron a la calle Florida en una gran vidriera para el turismo extranjero que hasta llegó a tener el 98% de sus locales comerciales abiertos y en actividad.

Era tal la dependencia que la peatonal tenía del comportamiento de consumidores de otros países que durante 2007, por ejemplo, aportó el 47% de todas las compras que hicieron los turistas extranjeros en la Ciudad y el GBA, según datos de Global Refund, la empresa que opera la devolución del IVA a visitantes del exterior.

Pero, hoy el turismo extranjero ya no está en auge y, por ende, dejó de ser el motor del boom de ventas que disfrutaron los locales comerciales distribuidos a lo largo de las 10 cuadras que abarca Florida desde su inicio, en Rivadavia, hasta su tramo final, en Plaza San Martín.

"Nos vamos"; "Liquidación por cierre"; "Ofertas hasta agotar stock", son carteles que ya se ven en las vidrieras, especialmente de establecimientos dedicados a la venta de artículos de cuero, que proliferaron de la mano del boom turístico.

Así, Florida ofrece una postal típica de épocas de recesión: el cierre de locales comerciales, aunque todavía está lejos del escenario 2001-2002, cuando muchas marcas abandonaron la peatonal afectadas por la crisis económica de entonces.

La actual realidad revela que volvió a ser un paseo de compras para quienes trabajan por la zona y que su nivel de ocupación está decreciendo.

Una recorrida realizada por El Cronista reveló que, por lo menos un local por cuadra se encuentra cerrado, con cartel de alquiler o con liquidaciones por cierre definitivo. Se trata de un escenario que se suma al de comercios que intentan sobrevivir recurriendo a todo tipo de promociones, con descuentos que pueden llegar al 70%.

"Nos vamos porque ya casi no hay turismo internacional, vendemos un 40% menos y no podemos hacer frente a los costos", sostuvo una de las encargadas del local de ropa de cuero ubicado en Florida y Paraguay, que intenta desprenderse del stock con atractivas ofertas como camperas de cuero para hombre por $ 300.

El comercio forma parte del sector más vulnerable a la caída del turismo extranjero. De hecho, un informe de la Cámara Industrial de las Manufacturas del Cuero y Afines (CIMA), revela que sólo en Florida, la venta de estos productos cayó 25% por la menor demanda.

Tan sólo a 50 metros de este local, la firma McTaylor también anuncia liquidaciones por cierre y hasta ofrece un tipo de cambio más alto que el de las casas de cambio a quienes realicen compras con dólares o euros: la moneda norteamericana la paga $ 4,10 y la europea $ 5,40 por unidad.

También la marca de artículos regionales Cardón estaría analizando cerrar su local de Florida y Marcelo T. de Alvear.

Cambio de look

Tras caminar dos cuadras y cruzar Córdoba, aparece el local que la cadena C&A abandonó en Florida luego de su intempestiva y desprolija salida de la Argentina. Entre los brokers inmobiliarios no hay mucho entusiasmo y advierten que será difícil volver a alquilarlo.

"La crisis ha cambiado la cara de la calle Florida, en especial para las marcas que viven del turismo extranjero", aseguró Juan Cruz Beccar Varela, broker Senior de la División Retail de la inmobiliaria LJ Ramos. "Hay más oferta de locales que hace dos años, lo cual obligadó a una baja de mas del 10% en el precio de los alquileres", admitió.

Para Beccar Varela, el valor promedio del metro cuadrado en Florida pasó de los u$s 80 que estuvo entre 2005 y 2008 a u$s 75 en la actualidad.

La baja muestra un cambio en cuanto al posicionamiento internacional de la peatonal que hasta el año pasado era la segunda más cara de Latinoamérica, después del shopping Iguatemí de San Pablo, según un informe de la consultora Cushman & Wakefield, que releva los alquileres de locales en 231 ciudades de 44 países.

"Aunque nos regalen el alquiler no podemos sostener los gastos por las menores ventas", reveló Carlos, a cargo de una zapatería en Florida y Lavalle con cartel de liquidación. Se trata de un comercio que linda con el patio de comidas de la Galería Jardín que sigue desocupado desde hace varios meses sin un locatario a la vista al igual que donde funcionó una sucursal del Banco Galicia.

También entre Corrientes y Perón, la calle Florida muestra locales vacíos como los de Chemea y Louis Philipe, desocupados desde hace varios años.

Cerca de ambos, en un local de la cadena Equus los lamentos son similares. "Entre la caída del consumo interno y la reducción del flujo de extranjeros al país, las ventas se nos derrumbaron", se sinceró Jorge, vendedor de esta casa de indumentaria masculina. "Hay una baja en las ventas del 50% con respecto al año pasado", agregó.

Otros factores que los comercios identifican como causantes de los cierres tienen que ver con aumentos de la presión impositiva (ABL-Ing. Brutos), recortes en la facturación, suba de la inflación, desaceleración de la demanda, incrementos de costos de insumos, sin olvidar los hasta hace poco subsidiados valores de electricidad y gas.

Comentá la nota