Por la crisis global, congelan el tren rápido a Mendoza

Ante el riesgo de que el proyecto se caiga por la falta de interesados, el Gobierno volvió a postergar para el año próximo la recepción de las ofertas para la instalación del primer "tren rápido argentino" que unirá Retiro con la capital mendocina
Al igual que el Tren Bala a Rosario y Córdoba y el soterramiento de la línea Sarmiento, el servicio de pasajeros de "alta prestación" a Mendoza que impulsa la administración kirchnerista quedó congelado.

Ante el riesgo de que el proyecto se caiga por la falta de interesados, el Gobierno volvió a postergar la recepción de las ofertas para la instalación del primer "tren rápido argentino" que unirá Retiro con la capital mendocina.

Casi sobre la hora de la presentación de las propuestas económicas que estaba prevista para hoy, la Secretaría de Transporte resolvió prorrogar el plazo hasta el 10 de febrero de 2009, a la espera de que mejoren las condiciones económicas y financieras.

Pese a que logró despertar el interés de cuatro grupos de empresas locales y extranjeras, la obra en juego enfrenta un obstáculo clave por el lado del financiamiento.

Según el pliego licitatorio, los interesados tienen que presentar una propuesta de financiación no inferior al 50% del monto total del proyecto.

A la hora de calcular los valores de referencia, el Gobierno le asignó al proyecto un "presupuesto estimado" de $ 8.328,9 millones que ahora obliga a los oferentes a arrimar alguna clase de financiación que cubra, como mínimo, unos $ 4.200 millones.

Pero, en medio de la crisis económica global y de la incertidumbre financiera que se observa a nivel local por la decisión Gobierno de reestatizar los aportes jubilatorios, hoy por hoy ningún oferente está en condiciones de obtener financiamiento para una obra de estas características.

La apuesta del Gobierno es que en los próximos meses cambie el clima de los mercados y que los interesados puedan conseguir algún respaldo crediticio del exterior.

Hasta ahora, los que están en la pulseada licitatoria son los consorcios que integran las siguientes empresas:

La española CAF, la alemana Siemens y las firmas locales Roggio, Cartellone y Comsa.

Corporación América (Grupo Eurnekian), Hellport, Cometrans y Lecso.

Ferromel, Ferrovías, Emepa, Herso y la brasileña Odebrecht

La francesa Alstom, la española Isolux y la local Iecsa.

Según las exigencias licitatorias, las ofertas deberán incluir la provisión de nuevos trenes diesel que puedan circular a una velocidad máxima de 160 km/hora.

La noticia ya había sido anunciada por este diario el 27 de setiembre pasado. Ese día en Mendoza, la novedad cayó como un balde de agua fría, sobre todo porque en el Gobierno se enteraron, por la consulta de este diario, que la obra sufrió una demora.

Lo cierto es que no hubo ninguna comunicación desde la Casa Rosada y los funcionarios del Ministerio de Infraestructura pudieron confirmar sólo extraoficialmente el dato, a pesar de que intentaron toda la tarde hablar con alguna autoridad nacional.

Comentá la nota