La crisis genera cierta incertidumbre en el comercio de materiales

Comerciantes y empresarios del sector difieren sobre las consecuencias de la crisis financiera * Pero admiten que el público tiene dudas sobre compras e inversiones * Y que esas dudas se trasladan al negocio * Los más pesimistas aseguran que las ventas bajaron en torno al 40 por ciento * Sin embargo hay quienes dicen que mantienen la misma clientela y el nivel de operaciones.
El rubro de venta de materiales para la construcción parece ser uno de los más afectados por las consecuencias de la crisis financiera global. En Mar del Plata ha caído la venta de materiales y, aunque sin unanimidad en las opiniones, empresarios y vendedores de este ramo consideran que la merma es causa de la "incertidumbre" existente entre los clientes -constructores y particulares- por las consecuencias de la crisis, más que por efecto directo de ésta.

Lo cierto es que se ha generado cierta reticencia a la hora de concretar inversiones de obras y de ahí a la retracción que se observa en los negocios del rubro.

Algunos comerciantes consultados por LA CAPITAL expusieron que en los últimos dos meses las ventas decrecieron alrededor de 40 por ciento. Otros manifestaron que no experimentaron reducciones significativas ya que conservan una clientela de décadas y, hubo algunos pocos que mostrando un optimismo a prueba hasta de crisis profundas, señalaron, por el contrario, que sus ventas crecieron.

En cuanto a los precios, hay coincidencia generalizada en que aumentaron, pero de nuevo aparecieron diversidad de opiniones al adjudicar las causas. Con todo, la mayoría de los consultados atribuyó los incrementos a las empresas fabricantes de productos para la "construcción gruesa", producto de que hay más demanda que oferta en el mercado. Esto último se debería principalmente a la paralización que sufrió el sector industrial a causa del conflicto entre el Gobierno y el campo.

Sobre las perspectivas, también los puntos de vista fueron disímiles. Hubo quienes dijeron que todavía no se recibieron en el país las consecuencias reales de la crisis financiera global, por lo que creen que el panorama podría ser todavía más sombrío en el futuro inmediato. Sin embargo, avizoran que la situación podrá experimentar alguna mejora hacia el segundo semestre del año próximo.

Otros en cambio, argumentaron que se trata de una crisis pasajera cuyos efectos no perjudicarán demasiado a la Argentina y que, por el contrario, hasta podrían llegar a beneficiarla con el ingreso de dinero que estaba depositado en el exterior y que sus dueños retiraron de los bancos. Los más optimistas suponen que esos fondos -que el Gobierno intenta recuperar a partir de las medidas anunciadas este martes por la Presidenta- difícilmente vayan a "inundar" masivamente las instituciones financieras del país, por lo que el camino más rentable podría ser la construcción, como forma de evitar que queden ociosos.

En cualquier caso, la consulta en el ámbito de los comerciantes dedicados a materiales para la construcción arrojó un espectro variado de opiniones que, más allá de las diferencias, apuntan a sostener la idea de que en el público "hay dudas" sobre si invertir o no en este rubro hasta tanto se clarifique la situación, y que la misma incertidumbre alcanza a los que están del otro lado del mostrador.

Algunas opiniones

* Horacio Alves (propietario de "El Lusitano"). "El sector de la construcción no puede sustraerse a la situación general, que tiene su origen en una crisis financiera internacional. Pero no porque haya afectado directamente los productos del negocio, sino por la actitud de la gente que ante la incertidumbre, por no saber qué puede llegar a pasar, prefiere guardar el dinero antes que gastarlo en un emprendimiento edilicio. Podría decir que en estos últimos dos meses las ventas se redujeron en casi un 40 por ciento. Hay que esperar los primeros meses del año que viene para ver qué rumbo toma la situación. Estamos esperanzados de que esto cambie, y la gente vuelva a construir".

* Matías (vendedor de "Imepho"): "Tenemos conciencia de que existe una crisis que afecta múltiples sectores, pero podemos decir o por lo menos es lo que estamos experimentando, que no hay disminución de las ventas. Claro que tampoco se registró un aumento. Habrá que ver más adelante con el tema de los créditos que otorgan los bancos para la construcción. Digamos que todavía no recibimos las incidencias de esta problemática. Igualmente, no somos ilusos de pensar que no nos tocará. Pero ojalá que sus efectos sean mínimos y que no llegue a nuestro rubro".

* Juan H. Marchal (propietario del negocio homónimo): "Nuestra empresa con 58 años de existencia en Mar del Plata tiene ya una clientela que nos impide observar si hay o no disminuciones de venta en este mercado. Pero históricamente hay épocas que podemos denominar de 'temporada para la construcción. Una es la que atravesamos ahora, que va de setiembre al 20 de diciembre. La segunda después del 6 de enero, por unas semanas y en marzo y abril, finalizado el verano, vuelve a impulsarse. En lo que tiene que ver con la hotelería, aumenta entre junio y julio. Habrá que ver qué sucede el año entrante. Lo que observamos es que hay menos obras de construcción nuevas. Y en cuanto a las fábricas de estos productos, se guían por el juego de la oferta y la demanda. Por eso entre años, para tener una idea de cómo se manejan, digamos que un ladrillo que vendíamos a 44 centavos, ahora nosotros lo tenemos que comprar a 1,56 pesos. Por otra parte, apreciamos que existe gran incertidumbre sobre lo que va a pasar y eso crea reticencia a la hora de invertir en este rubro".

* Mariana (vendedora de "Pasalto"): "Creo que la crisis global ya nos está afectando, por más que no sea en lo concreto, sino en la prevención de la gente, al no saber cómo seguirá la situación. Lo cierto es que esta reticencia, comenzó a parar las ventas de materiales para la construcción. También, los insumos experimentaron un incremento. Ello conspira para que la gente haga un esfuerzo y adquiera ladrillos y otros productos. Creo que en algún momento tendremos mayor certidumbre sobre qué derivaciones tendrá en nuestro país la crisis financiera internacional".

* Patricio (vendedor de "Juan B. Justo"): "Sin duda, las ventas fueron disminuyendo en estos últimos dos meses. Por ahora, no se paralizaron. Nosotros, particularmente, no sé qué pasará con los demás corralones, seguimos trabajando. Creo que con ello colaboró el hecho de que el ladrillo mantiene su precio. Pero el cemento y otros productos aumentaron bastante".

* Claudio Cipoletti (encargado de "Las Nenas"): "Sin exagerar, podemos afirmar que las ventas disminuyeron entre el 30 y el 40 por ciento. No puedo decir en qué productos de la construcción, sino que en todos en general. Es importante que en los últimos sesenta días, la 'construcción gruesa' se incrementara un 5 por ciento, mientras que los productos de ferretería, entre otros, experimentaran aumentos de hasta 20 por ciento. No podemos soslayar que la culpa no la tiene sólo esta crisis actual, sino también en nuestro país estuvo el conflicto del campo, que paralizó también la industria y el comercio".

Impulso a la obra pública en el próximo presupuesto

Aunque la elevación del presupuesto municipal 2009 al Concejo Deliberante está demorada -una de las causas fue el accidente sufrido por el secretario de Economía Mariano Pérez Rojas, recién reintegrado a sus funciones- trascendió que uno de los rasgos salientes que va a contener el próximo cálculo de gastos será el acento en la obra pública con recursos propios.

En declaraciones que hizo ayer, el concejal de Acción Marplatense, Santiago Bonifatti, y habitual vocero del bloque oficialista en temas económicos, adelantó que el presupuesto 2009 va a contener “una fuerte apuesta a la obra pública" incrementada con el mantenimiento del pavimento y luminarias, el arreglo de espacios públicos y la remodelación de los edificios donde funcionan unidades sanitarias.

Comentá la nota