Crisis financiera: preparan promociones para el turismo estudiantil en baja temporada

Representantes de sectores oficiales y privados ligados al turismo estudiantil continuaron hoy una importante reunión en la que se analiza el presente y futuro de la actividad. Si bien se consideró que los viajes de estudiantes no sufrirán tan directamente el impacto de la crisis financiera internacional y nacional, ya se analizan lanzar promociones para convocar a los jóvenes en baja temporada, a un precio más accesible.
La Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche (ATEBA) organizó el encuentro que reúne desde ayer a los principales referentes privados de la actividad, además de contar con la presencia de funcionarios de la Secretaría de Turismo de la Nación, y de la Secretaría municipal del área.

Durante un contacto con la prensa, el Director Nacional de Control de Gestión y Calidad Turística, Leonardo Botto Álvarez, destacó que ante la caída del número de arribo de turistas desde el exterior debido a las condiciones financieras internacionales y la devaluación de la moneda de países como Chile y Brasil, “el turismo estudiantil se convierte en un sostén de la actividad turística”. En un mismo sentido, el titular de ATEBA, Daniel García, resaltó que durante 2009 “la afluencia de jóvenes será similar” a la de 2008, y anticipó que para el próximo año se comienzan a preparar “paquetes promocionales para la temporada baja para los colegios que no pueden pagar” los viajes en las fechas tradicionales. “Tendrá un precio significativamente menor”, adelantó el empresario.

De esta forma, se buscará mantener el nivel de visita anual de los estudiantes, que ronda los 100 jóvenes.

En los encuentros de estas dos jornadas confluyeron unos 40 empresarios, que representan aproximadamente el 85 por ciento del movimiento y mercado del sector.

Durante las reuniones se analizó la marcha de la Ley 25.599 y la Resolución 237 de la Secretaría de Turismo de la Nación, que estableció la creación de un fideicomiso para garantizar la concreción de los viajes pagados ante el quiebre o retiro de la empresa contratada. En un año y medio, ese fondo recaudó unos 20 millones de pesos informó Botto Álvarez, quien analizó positivamente la implementación de la normativa. El fideicomiso se nutre de una “cuota cero” que los estudiantes deben abonar y que equivale al 6 por ciento del contrato básico. “Lejos de generar malestar entre los estudiantes que deben pagar una cuota más, significa dar garantías de que realizarán el viaje; la implementación de esta normativa fortaleció el mercado”, explicó el funcionario.

Finalmente, García destacó la realización del encuentro y lo calificó como “inédito”, ya que “estamos resolviendo cuestiones operativas, no en un marco de crisis o emergencia, sino con el objetivo de sumar y mejorar”. (ANB)

Comentá la nota