Crisis financiera no impedirá que la inflación anual trepe más allá del 26 por ciento

Según el trabajo presentado por el Centro de Estudios Regionales de la FASTA, la inflación acumulada en los primeros nueve meses del año asciende a 20,91 %. El año pasado llegó al 22,01 %, así que durante 2009 inevitablemente se superará ese porcentaje.
El informe sobre el incremento del índice de precios (IPC) al consumidor en Bariloche, que habitualmente realiza el Centro de Estudios Regionales, demuestra una desaceleración inflacionaria en agosto (1,66 por ciento) y septiembre (0,88 por ciento), en relación por ejemplo a julio cuando el aumento del IPC fue del 2,18 por ciento.

Sin embargo, según advierte el trabajo realizado por el equipo que conduce Hugo Monasterio, de continuar este amesetamiento producto de la crisis, el índice anual treparía hasta 26,05 por ciento, muy por encima del 22,01 por ciento producido el año pasado.

“Procesados los precios recogidos durante agosto y septiembre/2008, la inflación acumulada en San Carlos de Bariloche al cabo de los primeros nueve meses del año asciende a 20,91%”, sintetiza el estudio, y agrega que “en función del crecimiento que tuvieron los precios locales entre el 1º de enero y el 30 de septiembre/2008, se puede estimar que a fines de diciembre la inflación acumulada rondará el 27,35 % anual”.

Dicho cálculo resulta de proyectar hasta fin de año un promedio de los aumentos mensuales de precios verificados en dicho lapso (2,32%), y ajustarlo en función del ciclo “suavizador” que va desde el 1º de octubre al 14 de diciembre de cada año.

Para el Centro de Estudios Regionales “en caso de que se profundice el cuadro de enfriamiento que muestra la economía argentina, habrá repercusiones directas e inevitables en el contexto local. Entre otros aspectos, va a continuar el retroceso de los precios en distintos rubros; y así terminará debilitándose la presión alcista que afectó a San Carlos de Bariloche desde principios de año”.

En otras palabras, resume el trabajo, “de mantenerse el amesetamiento productivo puede esperarse que octubre y noviembre muestren también índices inflacionarios bajos (incluso menores al 0,88% de septiembre). Si esto efectivamente ocurre, la inflación anual proyectada bajaría a 26,05%”.

Al 31de julio, “en función de los elevadísimos índices que se acumularon hasta la finalización del paro rural”, se estimaba para Bariloche un nivel inflacionario anual que iba a oscilar entre 27,98% -hipótesis más favorable- y 29,10% -peor escenario posible-.

“Es muy bueno que la suba de precios se esté desacelerando, y de ese modo se descompriman las tensiones existentes sobre empresas y consumidores”, se señala, pero también se advierte que “lo preocupante es que ello no se debe a programas antiinflacionarios oficiales que la sociedad haya hecho suyos, sino al enfriamiento económico general, que con el correr de los meses, nos conducirá a un cuadro de situación muy distinto al vivido hasta el cierre del 1º semestre”.

Finalmente, el resumen del trabajo informa que “cualquiera sea el nivel inflacionario final, Bariloche cerrará el año acarreando una acentuada carga, toda vez que el 2008 concluirá con una inflación bastante mayor a la de 2007 (22,01%)”.

Comentá la nota