La crisis de San Fernando

Los jugadores se rehúsan a obedecer a los técnicos contratados, Varela, Sosa y Camardón; eligieron a Lovisolo.
La historia del Club San Fernando es tan rica como diversa. Creado sobre la base de la fusión del Atlético San Fernando y del Social Unión ?el 3 de marzo de 1923?, se levantó como una institución que marcaría el rumbo dentro del deporte nacional. Con una grilla de 20 deportes y actividades culturales variadas, es una de las entidades de mayor renombre y prestigio nacional. Dentro de sus 73 hectáreas, el rugby encontró espacio rápidamente. Entre sus asociados, Sanfer posee 68 representantes olímpicos, campeones mundiales, panamericanos y argentinos, Pumas y Leonas, valores que argumentan las razones por las que se lo encuadra como un club con una impronta propia y pujante. Sin embargo, en los últimos tiempos su clima interno se vio enrarecido en una de las disciplinas que nacieron casi con su fundación: el rugby.

"Nadie sabe qué pasa, están todos locos", disparó Luis María Varela, uno de los hombres atrapados por el conflicto. El Caña, figura del CASI (como jugador y entrenador) y con un sustancioso currículum como coach rentado en el ámbito local, asumió la conducción del plantel superior esta temporada, pero por disputas internas fue desplazado de su cargo a partir del comienzo del Top 14, la segunda rueda del torneo de la URBA. Varela llegó junto con Rodrigo Camardón (de Alumni) y ambos se unieron a Germán Sosa, contratado para el área de coaching desde principios de 2008.

"Llegué un martes y de sopetón me dicen que los jugadores no quieren que los entrene. Habiendo logrado la clasificación, hay desafíos por delante. La verdad, una picardía", se lamentó Varela. Dolorido por los sucesos, indicó: "No soy un principiante. No me alcanzan los brazos para colgarme las jinetas". Varela y Sosa son resistidos por los rugbiers, y como tienen un sueldo, están trabajando con los menores de 22 años. Camardón quedó al frente del equipo un par de partidos, y ahora también fue desplazado a las divisiones juveniles. ¿Quién es el entrenador, entonces? Augusto Lovisolo tomó la posta, escoltado por algunos jugadores con más rodaje en primera.

Pero ¿por qué se llegó a esta situación? El presidente del club, Osvaldo Rapagna, explicó: "Hay un grupo de gente, no todo el rugby, que no está cumpliendo con el estatuto. Unilateralmente, decidieron que un entrenador contratado por el club no los entrene. Nosotros estamos pagando por estos entrenadores", señaló. En ese contexto, agregó: "No hay conflicto, lo habría si existiera alguna duda, pero no es así. Nosotros hacemos lo que dice el estatuto. La cuestión es que ellos piensan que pueden ser dueños de un lugar donde nadie puede inmiscuirse, y éste es un club que no es sólo de rugby".

Por el otro lado se encuentran los jugadores. "El problema con la Comisión Directiva es que no quieren aceptar a los colaboradores que nombramos nosotros. Ahora está todo stand by y tenemos un solo entrenador que es Augusto (Lovisolo) para todo el plantel superior", relató Nicolás Alamo, capitán del conjunto ante la lesión de Nicolás Lovisolo. Otra figura del plantel ahondó en esta confusa historia: "Al no tener respuestas del club por lo de los colaboradores, decidimos no responder más al Caña Varela. Y no es porque tengamos algo especial con él, sino porque pedimos colaboradores y el club nunca nos prestó atención".

Para Varela, el tema tiene ramificaciones más profundas. "El meollo es un problema de hace años con grupos de tipos grandes, que transfieren sus problemas a los jugadores. La situación es malísima", graficó, con sinceridad. Y no dudó en asegurar que "es una experiencia desagradable. Lo mejor es coronarlo con el olvido".

"Esto de ahora no es la primera vez que sucede en el club", reconoció Rapagna. Mientras que Varela confesó que "realmente, me da pena, porque estoy seguro de que con esfuerzo se podía haber mejorado. No debe ser agradable perder de la manera como están perdiendo ahora". La realidad indica que San Fernando marcha último, sin puntos, y que en cinco actuaciones le marcaron 260 tantos (un promedio de 52 por partido) y apenas anotó 72. Así, a la deriva hoy le tocará medirse con un rival que es la antítesis: visitará al tricampeón Hindú, un club ordenado, unido, el líder del Top 14 y el más goleador (194 tantos).

* Una década con mayor presencia en la Reubicación

En los últimos diez años, Sanfer se clasificó tres veces para el Top 14: en 2003 (12º), en 2005 (8º) y esta temporada. En 2008, por primera vez en su historia, se consagró campeón del Seven de la URBA, al vencer a Newman en la final (29-24).

La atención, en la cima

Al acecho de Hindú (25 puntos), están el SIC y Alumni (ambos, con 20); estos tres son los únicos invictos. Hoy, por la 6a fecha del torneo, los Zanjeros recibirán a Lomas, mientras que los de Tortuguitas visitarán a Newman. En otro choque de interés, el CASI, urgido por cortar la serie negativa de tres caídas, se medirá con Belgrano.

Comentá la nota