La crisis: Factor determinante

Con la experiencia catamarqueña todavía fresca, Néstor Kirchner dio una sorpresa para romper la inercia negativa que sobrevendrían a derrotas anticipadas en las elecciones locales de Santa Fe, la Ciudad de Buenos Aires y en otros distritos con perfil opositor.
Con lo ocurrido en Catamarca fueron suficiente registro para Kirchner de la repercusión que tendrán futuros traspiés electorales, por lo que lo mejor, juzgó, es que todos los partidos se jueguen a la misma hora para que el resultado general se homogenice y compense.

El jefe del PJ está convencido de que con una selección de candidatos, que muy posiblemente lo incluya a él en la provincia de Buenos Aires, logrará que el oficialismo quede por encima de la oposición en el resultado general. Allí se pondrá en juego casi el 40 por ciento del padrón electoral.

Proyección

Con esa proyección, no es lo mismo que la elección para legisladores provinciales en Santa Fe, previstas para el 30 de agosto, sean después de las nacionales que antes, ni es lo mismo que se desarrollen el mismo día que en la Ciudad de Buenos Aires.

Después de una elección local perdida el 28 de junio será difícil remontar la cuesta al 25 de octubre, dijo hace unos días un hombre muy cercano al matrimonio presidencial, preanunciando la decisión del jefe del PJ consumada este viernes.

En el análisis realizado en Olivos por el ex presidente y sus asesores la jugada también tiene una mirada macro: en medio de la crisis global, de la inseguridad sin solución y del interminable conflicto agropecuario la contienda electoral se potencia y conviene acelerar los tiempos.

Kirchner, además, parece haber tomado nota de la recomendación que un asesor hizo a Mauricio Macri, para adelantar las elecciones: en medio de la crisis internacional, los oficialismos se debilitan y las oposiciones crecen.

Con esta movida, la Presidenta frenó la intención del jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, de desdoblar las elecciones nacionales y provinciales, con la intención de asegurarse mayoría en la Legislatura porteña.

Provinciales

Al no existir impedimentos legales, se da por descontado que la provincia de Formosa va a adherir a la convocatoria a comicios para el próximo 28 de junio, si el Congreso Nacional avala el adelantamiento de las elecciones.

La legislación provincial no presenta impedimentos para adelantar las elecciones para el 28 de junio. Como así tampoco la Constitución provincial o la ley electoral contienen cláusulas contrarias a ello, para este caso. Por ello hay que tener en cuenta un aspecto esencial: en las provincias conviven dos legislaciones electorales. Una, la que tiene que ver con la elección de cargos nacionales, y la otra, para los provinciales.

En el caso de la elección de senadores y diputados nacionales, rige la ley electoral nacional.

Para este caso particular, los diputados nacionales que se renovarán en las próximas elecciones, se harán en la fecha que fije el Poder Ejecutivo Nacional o el Congreso, en este caso, por el adelantamiento.

En lo que hace a la elección de diputados provinciales, en Formosa la convocatoria a comicios para la renovación de la Legislatura, es atribución del Poder Ejecutivo provincial.

Decisión política

En este contexto político, la decisión queda en manos del gobernador Gildo Insfrán de formular el adelantamiento de las elecciones provinciales para unificar con las nacionales. Y los intendentes deberán hacer lo mismo para decidir la adhesión y formular la respectiva convocatoria para concejales.

Altas fuentes gubernamentales ratifican que Insfrán hará lo que determine la Presidenta y el Congreso, dado el claro alineamiento de Insfrán a la gestión kirchnerista, lo cual trajo a la provincia beneficios como la Reparación Histórica, durante el gobierno de Néstor Kirchner, y las obras contenidas en ese reconocimiento que continúan durante la gestión de Cristina Fernández.

Críticas de la fragmentada oposición

El radicalismo, principal partido de oposición, si bien criticó el adelantamiento, ante los hechos consumados, deberá adelantar su cronograma de elecciones internas.

La UCR deberá elegir a través de su convención a los candidatos a diputados nacionales que presentará en las elecciones. En cambio, por la vigencia de la ley de lemas, los candidatos a legisladores provinciales y comunales la lista estará determinada a la decisión de cada línea interna radical.

El radicalismo apuesta a que el efecto de la suba de las tarifas, que generó una lluvia de reclamos desde todos los sectores, incluso desde el propio oficialismo, y la larga postergación de aumentos que tienen los estatales que el oficialismo sabe de esto y no tardará en reparar oportunamente.

Por el lado del justicialismo, que desde 1983 retiene el poder en la provincia y actualmente tiene mayoría absoluta en la Legislatura y también en las intendencias, no tendrá mayores problemas. Con una conducción verticalista, estará en manos de la autoridad partidaria la nominación de cargos.

Y los aspirantes a escaños de la Legislatura serán proclamados por el congreso provincial partidario. La oposición encabezada por la UCR, juntos a una incipiente, pero constante descontentos de seguidores del PJ, está obligada articular alianzas y alternativas superadoras, incluyendo a otros partidos menores, si no desean volver a recibir la humillación de los seguidores del lagunense, que con una férrea y acotada conducción política, puede aprobar el examen electoral, con gran tranquilidad.

Comentá la nota