La crisis evapora el Presupuesto 2009

El gobierno afirmó la semana pasada que no necesita modificar los cálculos del Presupuesto 2009 a pesar de la crisis financiera mundial. Pero la realidad es otra: la estimación de ingresos del proyecto se hizo sobre la base de un precio de soja de u$s 340 por tonelada,aunque, al estilo de los Kirchner, pensadocomo un límite mínimo.

Ayer el grano cerró a u$s 338, por lo que desapareció ese maquillaje habitual de las cuentas públicas. Tampoco tendrá Cristina de Kirchner ingresos excedentes, como acostumbró su esposo, por subestimar el crecimiento de la economía. Para el año próximo se calculó una suba de 4%, como otros años. Pero esta vez la Presidente deberá estar contenta si consigue esa meta, ya que será imposible que la duplique como en los años de su marido.

Carlos Fernández

El gobierno intentará cerrar hoy el proyecto de Presupuesto nacional 2009 en una reunión del bloque kirchnerista y mañana emitirá el dictamen en comisión. Continuará así el trámite para votarlo en Diputados la semana próxima como si nada hubiera sucedido en los mercados del mundo, aunque la base de cálculo de ese proyecto ya se vea afectada al punto de licuar los excedentes de recaudación que el gobierno había previsto.

No es un secreto que desde hace 5 años los Kirchner han presentado proyectos de Presupuesto subestimando ingresos y sobreestimando gastos, para contar luego con excedentes que distribuían a discreciónutilizando los superpoderes.Lo hizo Cristina de Kirchner este año mediante el único decreto de necesidad y urgencia que firmó para ampliar el gasto en $ 36.000 millones.

Pero ahora le resultará difícil hacerlo. En materia de ingresos por retenciones, por ejemplo, el Presupuesto se calculó con un precio de la tonelada de soja de u$s 340, pensando que ese nivel sería ampliamente superado. Ese argumentole sirvió a Carlos Fernández para defender la solidez de las cuentas fiscales en 2009. Pero ayer la soja cerró en el mercado de Chicago en u$s 338,78. El problema no son los dos dólares de diferencia, sino la estimación en exceso que el gobierno calculó para poder luego redistribuir con los superpoderes.

Otro caso es el de la proyección de crecimiento de la economía. La Casa Rosada mantuvo, como en años anteriores, una previsión de 4%, que siempre fue al menos duplicada, lo que también permitió contar con excedentes para financiar obras y promesas. Frente al enfriamiento de la economía global, sería una bendición que en 2009 el país no creciera menos que ese nivel. Es otra muestra de que el famoso «maquillaje» de las cuentas públicas no es que haya desaparecido; simplemente se lo está llevando la crisis.

Comentá la nota