Crisis energética / Impacto en Córdoba Epec quedó desbordada por la demanda

Bonetto admitió que la falta de inversión de los últimos años es la causa principal que afecta a la distribución del servicio.
La Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec) debió reconocer ayer –por primera vez en su medio siglo de historia– que la demanda superó ampliamente la oferta de servicios, impulsada por el elevado consumo residencial que dispararon las altas temperaturas: 40,5 grados centígrados a las 15.30.

El presidente de la distribuidora, Daniel Bonetto, atribuyó los problemas en numerosos barrios del centro de esta Capital a la falta de inversiones durante los últimos años en los sistemas de media y baja tensión, un resultado directo, según dijo, de la falta de ingresos que provocó el congelamiento tarifario desde la salida de la convertibilidad.

El ejecutivo aseguró, en cambio, que con los aumentos tarifarios otorgados desde principios de año, Epec se encuentra ejecutando distintos trabajos, pero las soluciones de fondo, sobre todo para abastecer plenamente a la ciudad Capital, demorarán al menos un año más.

De otras fuentes, La Voz del Interior conoció que en la Casa de las Tejas existe una marcada preocupación por los inconvenientes que se registran en diferentes barrios de esta Capital. Desde allí, habría partido una seria advertencia de Juan Schiaretti: éste debe ser el último verano con problemas.

Bonetto explicó que toda "la instalación subterránea de Córdoba en media y baja tensión tiene una antigüedad promedio de 40 años", dijo. De los 820 mil clientes que posee Epec, 440 mil están concentrados en la Capital y toman el 44 por ciento de la demanda energética total.

En un intento por cuidar esas instalaciones, Epec aplicó ayer cortes rotativos en el servicio a unos 30 mil clientes que representan alrededor de 100 mil personas en total, a fin de aliviar la carga de los 80 distribuidores subterráneos que tiene la ciudad y que son los que más "sufren" con el aumento de la demanda. "Son interrupciones de media hora", dijo el vocero de la empresa, Adrián Calvo. Sin embargo, en algunos barrios se excedió con creces ese tiempo.

En plena siesta, a las 15.30, la demanda fue de 560 megavatios, un récord que se ubicó un 15 por ciento por arriba del martes, cuando salió de servicio una estación estratégica que dejó sin luz al centro de Córdoba. En un comunicado, Epec terminó por reconocer que sus instalaciones no están en condiciones de atender plenamente la demanda actual.

A diferencia de ocasiones anteriores, expresó: "Ahora, el inconveniente tiene su origen en la persistencia de altos consumos que ponen en riesgo la capacidad de los conductores que distribuyen energía eléctrica a los usuarios del sistema". Esos conductores son los que tienen casi medio siglo de funcionamiento.

De cualquier forma, los problemas con el servicio eléctrico excedieron ayer largamente la jurisdicción de Epec. En todo el país hubo 44 mil cortes, de acuerdo con datos de la Secretaría de Energía de la Nación. Como el abastecimiento de electricidad a nivel mayorista fue prácticamente normal, estos desperfectos reconocen todos la misma causa: la falta de inversiones en el sistema.

Para superar este cuello de botella, Epec prevé gastar 285 millones de pesos entre este año y el primer cuatrimestre de 2009, recursos que provendrán directamente de la recaudación que aporten los incrementos tarifarios autorizados desde el inicio de 2008 y que elevan el costo de la energía a los usuarios en un 40 por ciento y cargos específicos en la factura.

En el recambio de cables subterráneos en el centro de la ciudad, la distribuidora invertirá 32 millones de pesos. En líneas de preensamblado antirrobo del Gran Córdoba y la Capital se pondrá otros 99 millones de pesos. Además, está prevista la construcción de una nueva estación transformadora (La Tablada) con 22 millones de pesos y, finalmente, 132 millones irán a la estación Arroyo Cabral con nuevas líneas de alta tensión.

Por otra parte, anoche se supo que la central San Roque sufrió una avería que la dejó fuera de servicio, lo que obligaba a la apertura de válvulas para sostener la provisión de agua a la Capi

Comentá la nota