La crisis energética se agudizó por la falta de inversión

Mientras las provincias de Chaco y Corrientes declararon la emergencia energética, en Formosa sigue vigente el esquema de cortes rotativos, que probablemente es el más atinado, aun cuando genera un sinnúmero de inconvenientes. De cualquier manera, la declaración de la emergencia no conlleva ninguna solución.
El problema comenzó el 27 de diciembre cuando salió de servicio el transformador ubicado en Paso de los Libres.

La contingencia obligó a las provincias de Corrientes, Chaco y Formosa a adoptar el esquema de cortes rotativos, hasta tanto sea reparado el equipo dañado, tarea que -según ya se anticipó- demandará al menos dos semanas, por lo que las interrupciones en el servicio energético se extenderían durante todo el mes de enero.

Los gobiernos de Corrientes y el Chaco reclamaron al Estado nacional "ayuda para solucionar la grave crisis energética por la que atraviesan", responsabilizando al Estado central por la desinversión en el sector.

Ambas provincias junto a Formosa reciben un servicio de emergencia con cortes programados, situación que ha puesto en estado de alerta a los gobiernos provinciales, ya que si fallara el transformador de Puerto Bastiani en el Chaco, las provincias del NEA quedarían a oscuras", advirtieron varios funcionarios.

El equipo de Paso de la Patria está siendo reparado y un transformador para paliar la emergencia viene en camino, pero recién entrará en funcionamiento dentro de 30 días.

El transformador que salió de servicio pertenece a la empresa privada Enecor, que controla la brasileña Petrobrás. Pese a que se trata de un equipamiento clave para la región, ni la provincia de Corrientes ni la Nación le exigieron que tenga otro de reserva.

A esta situación se llega por la falta de inversiones en infraestructura tanto de las empresas distribuidoras como de los gobiernos provinciales. En estas condiciones de poco servirá el Electroducto del NEA cuando se termine, ya que los sistemas de distribución y las líneas de baja tensión no soportarán el incremento de energía que envíe el electroducto que hoy se encuentra en construcción.

Pese a que el ministro de Planificación de la Nación, Julio De Vido, dijo meses atrás que no habría cortes en el verano, la situación se complicó y hoy los formoseños, chaqueños y correntinos sufren las consecuencias de permanecer varias horas sin luz durante el día y la noche.

Las protestas de los usuarios no se hicieron esperar. En esta capital, un grupo de vecinos efectuó un cacerolazo frente a la empresa Edefor, recientemente intervenida por el Gobierno provincial. En Corrientes también hubo movilizaciones para reclamar una rápida solución al problema.

Vaticinio

Hace más de cuatro años, expertos en temas energéticos vaticinaban la crisis por falta de inversiones. El Gobierno nacional negaba tales anuncios y seguía "resolviendo" los problemas desde el discurso, usando las carencias del "Norte Grande postergado", como bandera política y no como política de Estado.

Las provincias del NEA son las más afectadas por cortes en el suministro eléctrico. El infierno que padecieron la semana pasada correntinos, chaqueños y formoseños, que debieron soportar cerca de 40 grados, tuvo su punto sobresaliente con un apagón que afectó a las tres provincias.

En Corrientes, funcionarios de la Dirección Provincial de Energía (DPEC) reconocen que "el sistema de transmisión está saturado" y que por eso "es inevitable que ocurran fallas que después repercuten en la distribución local", sobre todo cuando la demanda crece.

El colapso de las líneas eléctricas en Formosa, en tanto, fue acompañado por un desborde de los teléfonos de la Defensoría del Pueblo, ya que los usuarios no dejaron de llamar para hacer reclamos por lo que consideran "una deficiente prestación" del servicio de la empresa distribuidora local Edefor.

El problema energético en el NEA se agudizó hace dos años y en ese momento la Nación decidió aplicar programas alternativos para reforzar el entramado eléctrico.

.

Comentá la nota