Por la crisis, las empresas congelan vacantes y dan menos capacitación

Casi un tercio de ellas, además, redujo su personal; se moderaron los aumentos al personal jerárquico
Como reacción a la crisis económica, un 86% de las empresas líderes del mercado tomaron alguna decisión que afecta sus estrategias de política laboral, según un relevamiento privado. El congelamiento de vacantes y la eliminación o reducción de presupuestos para capacitación fueron las medidas más frecuentes, tomadas por más de la mitad de las firmas, al tiempo que casi tres de cada diez (el 28% de las encuestadas) admitieron haber reducido su personal.

También hubo varias compañías -casi la mitad- que optaron por reducir los aumentos salariales previstos. Sin embargo, en materia de ingresos el comportamiento fue diferente según el segmento de empleados que se considere. Los que están fuera de convenio son quienes habrían sufrido con más fuerza las consecuencias, según comentó a LA NACION Marcela Angeli, directora de la División Recursos Humanos de Watson Wyatt, la firma que elaboró el informe sobre la base de los resultados de una encuesta respondida por 96 compañías.

Según Angeli, la presión sindical producida por la inflación impidió que en muchas empresas -sobre todo en las que tienen mayor proporción de trabajadores convencionados- se aplicara una reducción de los presupuestos para ajustar salarios.

Sin embargo, agregó que el seguimiento de los sondeos de la firma demostraba que sí existió una revisión hacia abajo de los ajustes que se habían previsto para el personal jerárquico y empleados no alcanzados por los acuerdos con los sindicatos. "El año pasado, las empresas hablaban de dar en 2009 alzas de entre el 22 y el 28%; hacia enero, ya se referían a un 18 o 19% y, finalmente, ahora dicen estar dando entre un 12 y un 15 por ciento", explicó la analista. Para 2010 se proyecta que se otorgaría entre un 14 y un 16,5 por ciento. El congelamiento de salarios, si bien parece una alternativa difícil de seguir en épocas inflacionarias, fue la medida que tomó el 18% de las firmas consultadas, en tanto que un 15% rediseñó sus esquemas de remuneración variable.

Según los datos promedios relevados, la remuneración total del máximo ejecutivo de una compañía de primera línea llega a $ 1.191.818 anuales, mientras que en los mandos medios el ingreso es de $ 176.222. Eso incluye el salario garantizado, los conceptos variables y los beneficios que son cuantificables.

El contexto latinoamericano

En la comparación con otros países latinoamericanos, los ingresos de los ejecutivos argentinos se ubican bastante por debajo de los de Brasil, Chile, Colombia y de Puerto Rico, ubicados en los primeros puestos. Un director de empresa de nuestro país percibe, en promedio y siempre según los datos de Watson Wyatt, un 49% de los ingresos de un par que trabaja en Brasil. El nivel de compensaciones en la Argentina se ubica más cerca de las de República Dominicana, Ecuador y Honduras.

Una de las razones de la distancia con Brasil es la cantidad de bonos anuales percibidos como parte de la compensación variable. Mientras que en el nivel local el promedio es de un monto equivalente a seis salarios, en el país vecino ese valor de referencia trepa a nueve sueldos.

La brecha entre la compensación total de un director y de los jefes de áreas de las firmas está, en el caso de la Argentina, en un nivel medio cuando se la compara con otros países. La distancia es, al igual que en Chile, de aproximadamente cinco veces y media (concretamente, por cada $ 100 que gana un jefe, el superior cobra $ 523). En Brasil y en Venezuela, ese índice es de cinco veces o algo menos, y en México, la diferencia llega a seis veces y media.

Comentá la nota