Crisis económica y convulsión política

Los gremios estatales mantienen sus reclamos. ATE anunció que continuará con su demanda de 500 pesos al básico, el SUTEF pararía el lunes por los docentes que no cobraron todo su sueldo y habrá otros tres días de paro en los hospitales. El Gobierno sigue planteando falta de recursos para dar aumentos. Ríos confirmó renuncias de funcionarios y ratificó nuevamente la continuidad del ministro de Economía.
Al cierre de esta edición un grupo de docentes aún permanecía en Casa de Gobierno aguardando que los funcionarios de la administración del ARI dieran la orden de pagar los salarios que se les adeuda a los docentes fueguinos que cumplen funciones desde febrero.

Alrededor de 1.500 maestros vienen reclamando desde el jueves el pago de los salarios de hace más de tres meses. Se trata de trabajadores de la educación que tomaron cargos en febrero y se desempeñan en las tres ciudades fueguinas.

En un principio desde la cartera educativa, argumentaron que solo se les adeudaba sus sueldos a unos 1.000 docentes, pero tras la presentación de planillas de los propios perjudicados se conoció que la cifra superó los 1.500.

El descontento fue creciendo con el correr de las horas ya que el ministro de Educación, Darío Vargas, prometió que durante la jornada de ayer estaría depositada la totalidad de los salarios. Esto no ocurrió y los que cobraron lo hicieron hasta un tope de 3.000 pesos, según confirmó uno de los docentes de Río Grande a este medio.

Ayer por la mañana en declaraciones a FM del Sur el secretario general del gremio, Raúl Arce, indicó que el jueves estuvieron durante toda la jornada en Casa de Gobierno a "plantear a la secretaria general de la Gobernación (Liliana Preli) la problemática de compañeros que hace tres meses que no cobran, y que a muchos hoy los van desalojar si no pagan su alquiler".

Sostuvo que la funcionaria "mostró una buena predisposición y acordamos el mecanismo para resolver esto junto a representantes del Ministerio de Educación, pero pasadas las 11 de la noche esto cambió drásticamente".

En ese sentido, recordó que "el ministro de Educación había dicho públicamente que se iba a abonar todo lo adeudado a quienes no se les pudo liquidar" e incluso "se nos mostró una planilla con la totalidad de lo que se iba a pagar a los compañeros", pero lamentó que "anoche (por el jueves), tras la requisitoria de labrar un acta y por decisión de Economía, dijeron que iban a liquidar hasta 3.000 pesos".

Cabe destacar que las suplencias, interinatos o cargos que se dan dentro de la Administración Pública tienen reserva presupuestaria previa para poder ser otorgado, indicaron desde el gremio.

Al respecto, el sindicalista advirtió que "los fondos tienen que estar porque no se pueden haber desviado para otros conceptos" y que "de lo contrario estamos hablando de una malversación de fondos públicos".

"No puede haber explicación alguna que diga que los fondos no están y que por ello no alcanza del dinero para pagar tareas ya realizadas, de lo contrario es un delito", fustigó.

Asimismo, dijo que "Vargas nos decepcionó y le debe a los docentes una explicación profunda, más allá que el manejo de los fondos lo hace Economía, él no puede desconocer que sus empleados trabajaron".

En tanto, respecto a la cantidad de docentes afectados, el dirigente del SUTEF manifestó que "además de los 968 docentes recabados en un principio pudimos entrecruzar datos y se agregaron otros 500, y tampoco son todos porque no se pudieron recabar todas las planillas de altas de todos los establecimientos".

Por otra parte, Cristian Schnack, integrante del secretariado general del SUTEF informó ayer a TIEMPO Fueguino al cierre de la edición que los docentes se reunieron con el secretario de Gobierno, Rubén Banhtje; el ministro de Educación, Darío Vargas y el legislador Manuel Raimbault para intentar destrabar la problemática.

Solo lograron el compromiso de palabra pero sin respaldo de documento alguno que el lunes el Gobierno depositaría la diferencia a los docentes que cobraron hasta 3.000 pesos y la totalidad al resto.

Pese a ello se constituyeron en asamblea y analizaban la posibilidad de realizar un paro de 24 horas la semana que viene, el cual se confirmaría el mismo lunes una vez que los docentes afectados cobraran o no sus salarios.

Comentá la nota