PJ en crisis: Durísimo documento del secretario general de la CGT contra Jaque

Roberto Picco, quien también es uno de los vicepresidentes del Justicialismo mendocino, distribuyó ayer un documento en el que habla de "intereses sectarios y ocultos" del gobierno provincial, de ineptitud de los funcionarios, de amiguismo en las listas. "Este gobierno es un desastre" le dijo a MDZ.
"Este gobierno es un desastre. Me hago cargo de lo que digo. Es lo que piensan el 90 % de los peronistas. Pero nadie lo dice. Esto no se aguanta más…"

La frase precedente no es de un opositor furibundo, sino de un dirigente oficialista. Y no uno cualquiera. Hablamos del Secretario General de la CGT, y vicepresidente además del PJ en Mendoza, Roberto Picco, quien fue consultado por MDZ a raíz de un durísimo documento distribuido ayer, y que entre otras acusaciones dice que el gobierno tiene ineptos "devenidos en funcionarios de primera línea", que hubo amiguismo en la confección de listas, y que "no sólo no sabe comunicar lo poco que hace sino que además se deja fijar la agenda por los verdaderos dueños de la Provincia: aquellos que regentean las áreas petroleras, obras sanitarias, Edemsa, las tapas de los diarios, los títulos en radio y televisión, etc,etc…" según reza parte del escrito, que podés bajar completo en PDF desde aquí (346.84 KB). De esta manera, Roberto Picco se convirtió en el primer dirigente peronista, integrante de la conducción política y de la gremial, en decir claramente y en voz alta lo que muchos reconocen en privado y callan en público.

-¿Por qué este documento? ¿Qué está pasando en el peronismo?- le preguntamos a Picco.

-Hoy los peronistas estamos desencantados de este gobierno que es un desastre. Me duele mucho darles a los medios semejante noticia… pero sinceramente estamos hartos… este gobierno no define nada…

-¿El documento que está circulando es personal?-

-Yo soy vicepresidente del PJ y Secretario General de la CGT. Represento a una facción política del Justicialismo y al movimiento obrero organizado.

-¿Y entonces, qué pasa?

-Estamos hartos. El 90 % de los dirigentes piensa lo mismo, pero no lo dicen. El viernes a la noche, cuando nos reunimos, le dije a (Juan) Marchena y al resto que iba a presentar este documento. Este estado de cosas no puede seguir así. Vean esto: Desde que se fue Cobos del gobierno provincial no entregamos ni una casa. Tengo 21 viviendas para entregar, hemos puesto dinero y expectativas de los obreros, y nos mandan a ver intermediarios. Yo al que voté es al gobernador, a ningún otro funcionario, ni técnico, ni dirigente. El responsable es el gobernador. Yo no represento al establishment partidario ni a millonarios. Nosotros representamos a gente que en su mayoría gana menos de dos mil pesos.

-¿Qué le reclaman a Jaque?

-Que se ocupe. Que forme un consejo provincial económico y social, que reactive la política de viviendas… que escuche. Hace 90 días le dijimos que el agua que entrega OSM tiene problemas de arsénico y manganeso. No hizo nada. Y le van a otorgar aumento de tarifa a la que además le dieron 50 millones de pesos.

-En el documento también habla de los que manejan Edemsa, radios… medios… televisión…

-Al que le quepa el poncho, que se lo ponga. Yo no hago acusaciones personales. Lo que digo es que el responsable es el gobernador. Es él quien da las concesiones, los aumentos tarifarios, los millones de pesos. Yo no los voté a los dueños de Edemsa. Lo voté a Jaque.

Picco ratificó todos y cada uno de los términos del documento que hizo circular, y anunció una etapa de gran debate en el PJ, donde parece ser que las fichas "empezaron a caer" 20 días después de la derrota.

El documento, que debía salir en los diarios del domingo a modo de solicitada, según aclaró el mismo Picco, dice textualmente lo siguiente:

"Diferencias que matan al Pueblo"

Dos semanas transcurrieron del castigo que recibieron los candidatos del Partido Justicialista en la Provincia de Mendoza. En estas horas siento la necesidad de hacer públicas mis "reflexiones" acerca de los acontecimientos que se desarrollaron de forma tal que desembocaron en tamaña catástrofe política.

Por estas horas asistimos a un rondín de culpas que danzan en el aire y de las cuales nadie pareciera querer hacerse cargo.

También estoy asistiendo como lo hace el pueblo en general, a la diferencia explícita entre la catarsis del Gobierno Nacional y el tibio mea culpa del provincial.

Como representante de un importante sector interno del peronismo mendocino, fui elegido en 2007 por voto directo de los compañeros y compañeras afiliados al PJ como su Vicepresidente en el Consejo Provincial. Desde entonces he opinado sobre cómo se debía trabajar para conquistar la Gobernación de Mendoza, sin ser escuchado. Luego dí a conocer mi opinión sobre cómo debía conformarse el elenco de ministros. Tampoco fui escuchado. Desde inicios del presente año estoy convocando al diálogo para definir la estrategia del partido ante estos comicios que concluyeron con semejante resultado.

Cada vez que en este año y medio de gestión pedí la palabra en el seno de la conducción siempre se negó la participación amplia y democrática de todos los sectores.

Nunca nos dejaron expresar nuestro respaldo contundente a la Presidenta de la Nación, ya que si bien no fue candidata a ningún cargo, debíamos echarnos el gobierno popular al hombro para aclararle a la gente la diferencia entre un proyecto de país de inclusión y otro de exclusión. Ahí tenemos el modelo triunfante...

Así transitamos un periodo de gobierno provincial viciado por la ineptitud de algunos técnicos devenidos en funcionarios de primera línea, desoyendo el clamor dirigencial respecto del rumbo que debían tener algunas (casi inexistentes) iniciativas de gobierno.

"Tenemos que armar una trinchera alrededor de la Presidenta de la Nación", ha dicho con acierto y valentía Leonardo Favio.

¿Quién se anima a decir lo mismo respecto del Gobernador de Mendoza?

Desde el movimiento obrero organizado a pesar de haber asistido en nuestra provincia al dantesco espectáculo de repartija de candidaturas (más que testimoniales, familiares); creemos que llegó la hora de decir basta a tan alto desmanejo que privilegia intereses mezquinos y ocultos por sobre los de una comunidad que reconoce aciertos en el contexto nacional: inclusión, distribución del ingreso, estabilidad democrática, discusiones salariales, mayores recursos para programas de salud, desarrollo social y educación; por sobre un gobierno que no sólo no sabe comunicar lo poco que hace sino que además se deja fijar la agenda por los verdaderos dueños de la Provincia: aquellos que regentean las áreas petroleras, obras sanitarias, Edemsa, las tapas de los diarios, los títulos en radio y televisión, etc,etc.

La historia me ha permitido ser testigo privilegiado de la unión entre el Peronismo orgánico y la Confederación General del Trabajo , estructuras que han sido despreciadas por el Gobierno de Mendoza que bien podrían haber aportado cuadros dirigenciales que no tuvieran miedo al momento de hacerse cargo de la tarea de gobierno.

Fue preferible regalar la estructura de un ministerio al Partido Demócrata y dejar actuar en segundas y terceras líneas a funcionarios que venían desempeñándose desde la era cobista e iglesista: ahí también se pueden ver los resultados.

Mientras tanto, los infiltrados en un gobierno supuestamente peronista, se divertían durante este tiempo adormeciendo a aquellos que se creían funcionarios con grado de dirigentes.

Desde la CGT Mendoza, desde la Vicepresidencia del PJ Provincial, el sector que represento no se siente culpable de tamaña paliza electoral dado a que hubiésemos sido parte de la misma, si se nos habría permitido encauzar un peronismo desmovilizado y desmotivado por la traición que significó para una gran masa de dirigentes, que algunos accedieran a la esfera de gobierno y desconocieran el esfuerzo de los militantes.

Desde la autoridad moral que me otorga el haber sido ungido como expresé previamente, por voto de mis compañeros es que públicamente pido a las autoridades partidarias el urgente llamado a elecciones internas para legitimar la conducción (electa por un Congreso) y al Gobernador de Mendoza que en su etapa de reflexión tenga en cuenta que los mendocinos no queremos seguir apostando a las divisiones: aquí también reclamamos apertura y diálogo, más cambios de gabinete; por el bien de la clase trabajadora, para acortar distancias, para consensuar las diferencias, para volver a tener un proyecto de provincia, para que el peronismo vuelva a ser creíble en nuestra comunidad, para que entre todos construyamos la felicidad del pueblo de la Nación.

Comentá la nota