La crisis dentro de la crisis

El Parlamento afgano repudió a más de la mitad del gabinete del presidente prooccidental Hamid Karzai. Lo hizo después de negar su apoyo al 70 por ciento de los candidatos de una propuesta anterior.
Los diputados rechazaron hoy a 10 de los 17 nominados, entre ellos dos mujeres que aspiraban a convertirse en ministras, presentadas por Karzai ante la Cámara baja. Sólo una mujer, Amena Afzali, logró el apoyo necesario para convertirse en ministra de Trabajo y Asuntos Sociales.

El rechazo supone un gran traspié para Karzai, que quería disponer de un gobierno en funcionamiento antes de la conferencia internacional para Afganistán que se celebrará en Londres el 28 de enero.

Durante más de una semana de comparecencias, los legisladores se habían quejado de que los nuevos nominados son incluso menos calificados que sus predecesores. Señalaron que el mérito para las designaciones consistía sólo en los vínculos con poderosos políticos.

Pese a la presión de Occidente para la selección de ministros "limpios" y competentes, Karzai parece haber elegido sólo entre quienes lo apoyaron políticamente y lo ayudaron a lograr su reelección, según denuncian los diputados. Sin embargo, los diputados actuales no podrán seguir ejerciendo su influencia durante mucho más tiempo, pues en unos meses finalizará su mandato.

Comentá la nota