La crisis le costará a Epec $ 50 millones

La cifra corresponde a lo que deja de percibir la firma por la menor venta de energía, así como también por el deterioro del equipamiento y los mayores costos que acarrean otros tipos de generación de energía.
El impacto negativo que la crisis energética está teniendo y tendrá en la Empresa Provincial de Energía Córdoba (Epec) va más allá del malhumor popular. Es que esta situación excepcional repercutirá también desfavorablemente en las finanzas de la firma estatal, con pérdidas que, se calcula, llegarían hasta los 50 millones de pesos.

Así lo afirmaron diversas fuentes de Epec consultadas por LA MAÑANA, quienes indicaron que el grueso de ese monto corresponde a lo que se pierde por la menor venta de energía a raíz de que los cortes diarios de seis horas, naturalmente, reducen la demanda total por jornada de los usuarios.

No obstante, mencionaron que en el cálculo hay que tener en cuenta también "la gran fatiga y el deterioro" de los equipos que están trabajando al límite de sus capacidades, así como también que los costos de generación de energía a través de otras vías son mucho mayores, debido, por ejemplo, a que hay que comprar otros combustibles, como gasoil, para poner en funcionamiento los aparatos.

"No hemos hecho todavía un balance fino de las pérdidas diarias que estamos teniendo, pero es seguro que no van a ser menos de entre 40 y 50 millones de pesos", aseguró uno de los técnicos requeridos por este medio. "Realmente es un impacto económico muy importante, aunque sigue siendo mucho más grave el impacto social que tiene todo este problema", se sinceró.

Debe destacarse que la cifra no suena para nada descabellada si se tiene en cuenta el volumen de fondos que maneja la Epec. Según el Presupuesto 2010 de la firma estatal, el rubro "producido por venta de energía eléctrica" aportará ingresos por 1.487 millones de pesos, a razón de 124 millones por mes, que en enero podrían ser más porque el nivel de consumo suele ser estacionalmente uno de los más altos del año.

De cualquier modo, sobre esa cifra, si se descuenta alrededor de entre 25 y 30 por ciento menos de demanda, esto significa en un mes entre 31 y 37 millones menos de ingresos sólo por menor venta de energía, a lo que hay que agregar el deterioro de los aparatos y los mayores costos por otros tipos de generación.

La cifra es de por sí elocuente y constituye una muestra clara de que para la Epec no sólo el malhumor popular repercute negativamente, sino también que sus arcas reflejarán las consecuencias de la crisis energética.

Comentá la nota