Por la crisis, Corrientes paralizó la exportación de citrus y arroz

Los arroceros frenaron las ventas a Brasil por la caída del valor del real. Se paralizó la exportación de citrus por aumento de costos.
La crisis financiera mundial continúa dando “coletazos” a la economía correntina. El temblor de los mercados llega, de algún modo, a generar consecuencias en la provincia que frenó las exportaciones de al menos dos producciones: arroz y cítricos.

Por un lado la caída del valor del real obligó a los arroceros correntinos a frenar las ventas a Brasil, el principal destino de la producción. “Ni en Brasil están comprando ni en Argentina vendiendo hasta tanto se tenga una mejor perspectiva de la crisis”, dijo el vicepresidente de la Asociación Correntina de Plantadores de Arroz, Cristian Jetter, en referencia a la baja en los valores que se conseguían para ubicar el producto en el mercado brasileño.

Así, casi la totalidad de los plantadores decidió esperar y “ver qué ocurre con este escenario de incertidumbre”.

Si bien hay otros mercados en los que la crisis no afectó sobremanera los precios, Brasil es el principal comprador del arroz correntino, sobre todo en octubre, cuando la oferta brasileña desciende.

Pero pese a la crisis se está plantando para la campaña 2008/2009.

Los citrus también dejaron de venderse a los principales mercados del mundo. La exportación se ha “paralizado” por el aumento de costos de empaquetamiento y traslado, explicó el presidente de la Asociación de Citricultores Unidos, Nicolás Carlino.

“Hoy por hoy las plantas empaquetadoras se han paralizado”, remarcó Carlino y lamentó que esto suceda en temporada de cosecha. “Hay mucha fruta por cosechar. Esto es realmente triste”, dijo.

Actualmente, cada caja de cítricos que se exporta cuesta a los productores entre 13 y 14 dólares, cuando según Carlino ese costo debería reducirse “cuando menos” a la mitad (unos 6 dólares) para “asegurar niveles mínimos de rentabilidad”.

“De no tomarse medidas pronto, el próximo año los productores sólo registrarán pérdidas”, advirtió Carlino y sugirió la posibilidad de “subsidiarse parte de los costos para asegurar una reducción y proteger la fuente laboral de los trabajadores”.

 

Comentá la nota