Crisis en Cores por la caída de un silo

La caída de uno de los silos de la empresa Molinos Cores alarmó a la ciudad, provocó el corte del tránsito y en el intento por recoger los granos uno de los empleados de una empresa contratista murió. El tránsito en avenida 17 sigue cortado.
Cerca de las 2 de la madrugada del martes un ruido estrepitoso se escuchó en Molinos Cores y en varias cuadras a la redonda: se trataba de la fisura y explosión de uno de los grandes silos cilíndricos de semillas, lo que provocó que el bloque de cemento cayera sobre el tinglado de la puerta de acceso de camiones.

Afortunadamente no hubo que lamentar víctimas ni heridos, ya que por haber ocurrido en horario nocturno solo había unos pocos empleados en el lugar, que habían advertido el desprendimiento y alcanzaron a salir a tiempo.

Las toneladas de semillas de trigo que almacenaba el silo quedaron desparramadas sobre la avenida 17, por lo que el tránsito debió ser cortado en la mano sobre la que se ubica este tradicional establecimiento de la ciudad.

Según comentaron Juan Leal y Julio Marinelli, dos de los empleados que estaban en su horario de trabajo cuando ocurrió el hecho, cerca de la 1 de la mañana detectaron una fisura en uno de los silos que contiene 1200 toneladas de semillas de trigo. Luego de notar la grieta que en un principio era de aproximadamente 40 centímetros, los empleados del turno noche buscaron comunicarse con los dueños del lugar que les ordenaron tratar de vaciar el silo agrietado y trasladarlo a otro, pero el asunto se agudizó y a los 20 minutos la fisura "se agrandó".

El derrumbe

Cuanto notaron que el tamaño de la grieta aumentaba y los primeros fragmentos cayeron, los dos empleados, junto al sereno y al dueño de la firma –Enrique Cores–, se alejaron del lugar. Unos minutos después la parte lateral de la estructura que presenta dimensiones de 20 metros de alto por 4 de ancho cayó sobre el tinglado de metal que da a la avenida 17, haciendo que las semillas se desparramaran por todo el lugar.

Luego del hecho, los empleados seguían asombrados por la caída de "semejante mole". "Este sitio estaba en perfectas condiciones, nos sorprendió. Con las precauciones que se toman no encontramos explicación de por qué pasó", señalaron.

Desde la policía comunal, el comisario Sergio Fiores informó cómo había actuado tras enterarse de la noticia: "Nosotros concurrimos al lugar a raíz de haber tomado conocimiento por el desmoronamiento. Colaboramos con tránsito porque podía colapsar otro silo", informó y destacó que "por suerte no había ningún lesionado".

En el lugar también se hicieron presentes los Bomberos, quienes se encargaron de reacomodar el tránsito y evitar que la gente se aglomere en el lugar. Según explicó el segundo jefe del cuerpo, Ismael Gutiérrez, lo primero que hicieron fue detener la circulación de vehículos "para evitar que por las vibraciones se siga derrumbando el silo. Llamamos a la Municipalidad para que se hiciera presente la gente de Control Urbano y también nos comunicamos con el ferrocarril para que los trenes entraran y salieran a paso de hombre para evitar vibraciones", detalló Gutiérrez.

El silo que se desprendió de su estructura tiene unos 45 años de antigüedad. Desde Control Urbano, el secretario Horacio Deluca informó que desde el momento en que se les fue notificado el suceso "tomamos las precauciones del caso. Cuando pasó el accidente enseguida cortamos el tránsito y estuvimos presentes en toda la periferia".

La tragedia

Ese martes todo parecía que iba a comenzar a volver a la normalidad. Tras el susto inicial desde la firma contrataron los servicios de una firma local que les permita iniciar las tareas tendientes a recoger el cereal, los escombros y reacondicionar el sector. Mientras tanto, se convocaba a expertos para analizar la estructura en general de la planta.

Al día siguiente comenzaron a trabajar unos cinco operarios para levantar los escombros y cereales. El procedimiento fue supervisado por el propio Enrique Cores. Con una grúa se estaba procediendo a la remoción de maquinaria que se utiliza para cargar el cereal en los camiones de traslado. Cerca de las 16 horas se cortó el lazo que sostenía y la roldada le pegó de lleno a uno de los trabajadores de la empresa contratista quien falleció en el acto.

Se trataba de Santiago Roberto Navarro, domiciliado en la calle 30 entre 51 y 53, quien tenía 51 años de edad. A raíz del accidente se hizo presente la policía científica y rápidamente una ambulancia.

Escenas de hondo dolor se vio en inmediaciones al lugar a medida que iban llegando familiares y amigos de la víctima.

A raíz del infortunado accidente se inició una causa por Averiguación Causales de Muerte con intervención de la UFI Nº 2 de Mercedes. Una de las primeras medidas que quisieron tomar desde la Fiscalía habría sido el cierre de la planta.

El anuncio de esta medida generó alboroto en torno al molino aunque las explicaciones de los directivos fueron atendidos por la fiscal: era necesario seguir funcionando porque bajar el nivel de los silos es necesario por seguridad. Además, se invocó la necesidad de respetar los compromisos contraídos.

Un ingeniero enviado por una compañía amiga estaría trabajando junto al personal de la plata para diseñar un plan de seguridad para continuar con los trabajos.

Mientras tanto, la avenida 17 y calles aledañas sigue cortada. ¿Motivos de seguridad? No hay información oficial hasta el momento.

Comentá la nota