La crisis comienza a impactar en la empresa Ternium Siderar

No habrá reemplazos en vacaciones

La crisis mundial y los inconvenientes económicos particulares de la Argentina, están impactando de lleno en la principal empresa de la región: Ternium Siderar. Ya se tomaron las primeras medidas, y analizan cómo morigerar el impacto sobre los trabajadores.

La tremenda crisis financiera que está afectando al mundo entero, y también a la Argentina, comienza a hacerse sentir con fuerza en nuestra región. De hecho, las informaciones extraoficiales que pudo recoger EL NORTE en los últimos días, son poco menos que preocupantes.

La empresa Ternium Siderar, que en el Partido de Ramallo tiene a la Planta General Savio como principal motor de la economía regional, está sintiendo con dureza la crisis. Por un lado, en las últimas semanas hubo una retracción de la demanda del mercado interno, adonde van la inmensa mayoría de los productos de Siderar. Por el otro, también existe una gran retracción en la demanda del mercado internacional, producto de la recesión mundial. Y como si todo esto fuera poco, han caído notoriamente los precios del acero.

Con este marco económico ya preocupante, hace pocos días se conoció la decisión del gobierno nacional de traspasar todo el sistema de AFJP al sistema de reparto, lo que significa -lisa y llanamente- la reestatización del sistema jubilatorio. Y aunque parezca mentira, esto también ha tenido un notable impacto sobre las finanzas de la empresa.

Es que los capitales que movilizan las AFJP tienen diversificadas sus inversiones entre bonos, acciones y plazos fijos. Pues bien: con ese dinero se compró -entre otras cosas- el 23,5% de las acciones que tiene Ternium Siderar en el mercado accionario. Por lo tanto, si el traspaso al Estado finalmente se concreta, el 23,5% de las acicones de esta empresa siderúrgica pasará a pertenecer al Estado.

Esta sumatoria de factores ha motivado que en las últimas semanas las cotizaciones de las acciones se derrumbaran, incluidas las de Ternium. Por lo tanto, ha caído ostensiblemente la cotización de la empresa.

Medidas en planta

A raíz de esta situación, en los últimos días hubo infinidad de reuniones entre representantes de la empresa y de los gremios, para tratar de evaluar y morigerar de la mejor manera el impacto de la crisis sobre los trabajadores.

Así, una de las primeras decisiones que se tomó fue la de suspender los reemplazos del personal que saldrá de vacaciones durante el verano. Habitualmente se tomaba entre 400 y 500 jóvenes para cubrir esas licencias, y de paso ir formando a los cuadros futuros. Pero a raíz de la crisis, los reemplazos por vacaciones se harán con el mismo personal de planta.

También se ha dispuesto la virtual eliminación de las horas extras, excepto cuando sea estrictamente indispensable. En los próximos días, es muy probable que la empresa anuncie oficialmente cuáles son las medidas que se deciden tomar ante la crisis en cierne.

Inversiones

En cuanto al plan de inversiones que está en marcha y prevé -entre otras cosas- la refacción a nuevo del Alto Horno Nº 1, se decidió seguir adelante con el mismo, pero a un ritmo menor al pensado en un principio. Es decir que la obra se extenderá más de lo previsto en el tiempo, porque no hay tanta necesidad de producción. Esto afectará también al nivel de empleo, dado que es probable que se vaya tomando menos personal contratado del que estaba previsto en el plan original.

Los que conocen la vida interna en la planta, señalan que por estos días se viven horas de temor e incertidumbre, aunque no de pánico. En realidad, es el mismo temor e incertidumbre que se ciñe sobre el resto de los trabajadores y familias argentinas.

Hasta el momento San Nicolás y la región habían estado casi al margen de la crisis mundial. Pero parece que sus efectos están empezándose a sentir, y todo indicaría que la situación podría ser peor en los próximos meses.

Comentá la nota