En la crisis nos cabe la responsabilidad de colaborar, afirman empresarios cristianos.

La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE-Chaco) emitió una declaración en la que hizo un llamado a todos los actores sociales para preservar las fuentes de trabajo y se destacó que a los empresarios les cabe la gran responsabilidad de colaborar para que la crisis sea superada.
“Llamamos a todos los sectores a mantener la productividad sin mezquindades”, dice el texto firmado por su presidente, Santiago Tenerani.

Bien común

El texto completo en cuestión dice lo siguiente: “En estos tiempos difíciles, que pueden volverse más complicados aún en el futuro inmediato y mediato por la magnitud de la crisis mundial que padecemos, ACDE-Chaco invita no sólo a los empresarios sino a todos los ciudadanos de buena voluntad a elevar una oración por nuestra Nación Argentina, por los gobernantes y gobernados, por los trabajadores de todos los sectores, suplicando de su Gracia un compromiso firme para la construcción de un futuro con responsabilidad, compromiso, humildad y voluntad de aportar al bien común”.

“Hacemos un llamamiento a todos los actores sociales para que cuidemos con el uso inteligente de nuestros bienes al trabajador, buscando el mantenimiento de las fuentes de trabajo sin grave perjuicio para la rentabilidad de las empresas, lo cual exige toda nuestra creatividad y la máxima seriedad a la hora de encarar nuestros negocios”.

“A los miembros de ACDE y a los empresarios en general, como empleadores que somos, nos cabe la gran responsabilidad de colaborar para que esta crisis pueda ser superada; pero el esfuerzo debe ser común: los formadores de precios, los proveedores de insumos y combustibles, aquellos que se ocupan de fabricar los productos de primera necesidad, los intermediarios que procesan las materias primas provenientes del agro, etcétera, deben realizar por igual el mismo esfuerzo con miras a velar por el progreso de todos los ciudadanos aún en medio de la situación crítica de la coyuntura actual”.

“Por ello llamamos a todos los sectores a mantener la productividad sin mezquindades, a una vigilancia fraterna de los costos y los precios que evite la especulación y la injusticia, al mantenimiento del crédito y a la vigilancia sobre el interés de las deudas para evitar un freno mayor de la economía. Invitamos también al Estado en todos sus poderes a ser cuidadoso con el gasto público y a un control transparente y eficaz de la inflación que lleve a no perder, en lo posible, el poder adquisitivo de la población, en especial de los que más necesitan”.

“Confiados en la fuerza de un Dios Omnipotente, invitamos y nos invitamos a ser protagonistas de este tiempo argentino y mundial con espíritu de sacrificio y de compromiso participativo”.

Comentá la nota