La crisis del Banco Central golpea a la imagen de los Kirchner y de la oposición

Los sondeos muestran la caída de la visión positiva; pérdida de confianza e incertidumbre
La crisis del Banco Central no hizo más que acentuar el fenómeno que había aparecido en 2009: la opinión pública no les cree ni al Gobierno ni a la oposición.

Ajena a la letra chica del conflicto, la sociedad percibe la crisis como otra pelea del oficialismo contra el resto de la dirigencia, un nuevo tembladeral político y una importante fuente de incertidumbre y desconcierto para su vida cotidiana.

Así lo consideran encuestadores y analistas de opinión consultados por La Nacion, que avalaron sus afirmaciones con números.

Según explicó Santiago Rossi, director ejecutivo de Ipsos Mora y Araujo, por primera vez en años no hay ningún dirigente político cuya imagen positiva supere la negativa. "Hasta con el vicepresidente Julio Cobos, que era el que venía mejor, su imagen negativa acaba de superar por un punto la positiva, y también quedó afectado", sostuvo Rossi.

El trabajo de Ipsos, al que tuvo acceso La Nacion, se terminó anteayer, y da cuenta de una creciente crisis de representatividad. La opinión pública apoya a los que producen algo: desde los científicos que crean conocimiento hasta los que producen en el campo o en la industria. En cambio, los peor evaluados son los que representan algo: políticos, sindicalistas o líderes sociales.

Por el lado del Gobierno, el panorama es incluso más sombrío.

Según la consultora Management & Fit, la imagen positiva de la presidenta Cristina Kirchner bajó más de cuatro puntos desde octubre hasta ahora: pasó de 20,1 puntos a 15,8. En el mismo período, su imagen negativa subió de 40,4 puntos a 57,5.

El mismo trabajo muestra un drástico descenso en la aprobación de las iniciativas oficiales.

Mientras las principales medidas anunciadas en 2008 (como el canje de deuda o la estatización de las jubilaciones) tenían una aprobación cercana al 45%, esa cifra bajó a la mitad durante 2009, hasta llegar a apenas un 7,6% de aceptación para el decreto 2010/10 que ordenó el pago de deuda con reservas.

"Hoy cualquier decisión oficial tiene entre un 70 u 80% de rechazo sea cual fuere, porque no tiene que ver con el contenido, sino con la saturación del estilo confrontativo oficial", sostuvo Mariel Fornoni, directora de Management & Fit.

Según un estudio de la consultora Giacobbe y Asociados, la imagen positiva de Cristina Kirchner es de 18,4%, y la de Néstor Kirchner, de 18,5 por ciento. En tanto, la imagen negativa de la jefa del Estado alcanzó el 60,4%, y la de su esposo, el 61,6 por ciento.

Respecto a estas mediciones, Carlos Giacobbe dijo: "Cuando no hay confianza, no se puede proponer nada que al otro le guste, se pierde la capacidad de imponer criterios, rumbos", opinó sobre el Gobierno.

Según el analista Carlos Germano, el 28 de junio la sociedad votó apertura y búsqueda de consensos, y siente que su voto no fue respetado, "por eso, la ruptura entre las políticas oficiales y la opinión pública es cada día más pronunciada", consideró. En esta coyuntura, Graciela Römer opinó que la principal falencia de la clase política es la incapacidad estructural de alcanzar consensos, un tema que hoy en día abre un abismo entre nuestro país y vecinos, como Chile, Uruguay o Brasil.

"Lo endémico de este país, su karma, es la incapacidad de la dirigencia del diálogo, pero es un fenómeno que también se ve caminando por la calle. ¿Por qué la dirigencia tendría que ser diferente?, se preguntó la especialista.

NESTOR KIRCHNER

Según Giacobbe

* Para Giacobbe y Asociados, la imagen positiva de Néstor Kirchner es del 18,5% y la imagen negativa es del 61,6%.

CRISTINA KIRCHNER

Según Management & Fit

* Según el estudio de Management & FIt, la imagen negativa de Cristina Kirchner pasó de un 40,4% a un 57,5%.

Comentá la nota