Por la crisis, bajó la recaudación en la capital.

La retracción de la actividad comercial comenzó a notarse en las arcas de la Municipalidad, que estudia ampliar la base de contribuyentes.
Que la crisis financiera global se propague como una enredadera ya no sorprende a nadie. El efecto se hace notar en el sector privado y también en el público. El retroceso que experimenta la actividad comercial (menor consumo), impacta directamente en los índices de recaudación del Estado.

La Municipalidad de la capital comenzó a sufrirlo. En efecto, los ingresos por tributos mostraron esa disminución que tanto se preveía para este año. En enero, la recaudación municipal, por todo concepto, fue de $ 17,2 millones; mientras que en febrero el techo llegó a $ 14,4 millones. Es decir que se registró una baja del 16% en los ingresos de Rentas municipales. “Con respecto al mismo período de 2008, hubo un incremento, pero a tasa decreciente. Esto obviamente es producto de la crisis internacional en la cual el país, la Provincia y el municipio no escapan”, explicó el secretario de Gobierno municipal, Walter Berarducci.

“Obviamente estamos tomando todos lo recaudos para adoptar las medidas y las acciones que tiendan a mitigar el impacto de la crisis, cuya duración y cuya profundidad aún desconocemos”, señaló.

“La torta” de ingresos de la capital está conformada, principalmente, por el pago del Tributo de Emergencia Municipal (TEM), que grava la actividad económica, lo cual está centrado sobre la actividad comercial y de servicios. Justamente, estos dos ítems fueron los primeros en sufrir el shock de la crisis financiera por la retracción que muestra el mercado en el consumo de ese tipo de bienes.

“Todas nuestras acciones apuntan a generar un nuevo sistema de trabajo para ampliar la base de contribuyentes”, precisó Berarducci. Además anunció que se pretende ampliar la base de otro tributo importante, aunque no tan neurálgico como el TEM y que son las Contribuciones que Inciden Sobre los Inmuebles (CISI). “La idea es llegar a los propietarios de inmuebles que tengan capacidad contributiva para hacerlo”, precisó.

En esa línea, el concejal opositor, José Luis Avignone (UCR), resaltó que con un sistema de informatización y dándole el incentivo, el personal de Rentas puede salir a trabajar con más ahínco para recaudar más. Por medio de una nota, Avignone pidió al intendente, Domingo Amaya, que se convoque a una licitación pública para informatizar la Dirección de Ingresos Municipales.

“No se puede concebir que se adolezca de un sistema que permita en forma inmediata determinar la deuda, sea por pedido del contribuyente o por requerimiento del Estado”, dijo.

Comentá la nota