Crisis automotriz complica financieramente a empresas fleteras

Por primera vez en varios años, las firmas de transporte de cargas vinculadas al rubro automotor tuvieron déficit. La actividad cayó alrededor del 50 por ciento.
El derrumbe de la industria automotriz en todo el país y en la provincia de Córdoba, lejos de ser un fenómeno que afecte estrictamente a dicho sector perjudicando a los trabajadores de dichas firmas que fueron suspendidos o despedidos, ha comenzado a generar coletazos negativos también en otros rubros económicos vinculados directamente con esta actividad.

Un caso testigo de esta situación es el de las empresas que se dedican al transporte de cargas vinculadas al sector automotor, que, muchas de ellas, por primera vez en años volvieron a tener en enero un déficit operativo, como consecuencia de una caída de alrededor del 50 por ciento en la cantidad de viajes.

Así lo reveló a LA MAÑANA el gerente de la Cámara Empresaria del Autotransporte de Cargas (Cedac), Rolando Pérez, quien estimó que hacía por lo menos tres o cuatro años que no se producía un mes en el que las firmas terminaran con balance negativo, lo que habla a las claras de los estragos que está provocando la crisis mundial en la economía doméstica. Esta situación abarca tanto a los camiones que trasladan vehículos como a aquellos que transportan insumos y materia prima proveniente de las autopartistas.

“Se trata de una situación complicada, sobre todo porque a largo plazo no se espera que las cosas mejoren. Un mes como estos no genera grandes problemas, pero si entramos en un tercer mes con esta tendencia, sí puede llegar a haber inconvenientes y las empresas van a tener que tomar alguna decisión. De brazos cruzados no se van a quedar”, sentenció Pérez, haciendo referencia a que, lamentablemente, las firmas fleteras no van a tener otra alternativa que suspender gente o alguna medida similar, para poder sostener financieramente a las compañías. Asimismo, sostuvo que la situación es más complicada aún para aquellos que todavía están pagando algún crédito.

“El tema laboral es lo que realmente nos preocupa, porque además del hecho mismo de sostener las fuentes laborales, está el tema de los pedidos de incrementos salariales, y hoy no hay mucho margen para aumentar”, explicó el gerente de la Cedac.

Problema extendido

Es importante destacar que el parate no afecta exclusivamente a las empresas de transporte de cargas vinculadas al rubro automotor, sino a la actividad de los fletes en general. No obstante, lo que sí está claro es que el transporte de vehículos y autopartes es, actualmente, el más perjudicado.

En lo que respecta al resto de los rubros, Pérez reconoció que los fletes alimenticios cayeron alrededor del 20 por ciento y los relacionados con parte de la industria en general, 30 por ciento, aunque la preocupación no reside en lo que pasó sino en lo que puede suceder más adelante.

“Hay una incertidumbre muy grande que preocupa a los empresarios. Lo que se escucha es que los primeros seis meses van a ser muy críticos y después hay que esperar a cómo evoluciona la economía mundial”, analizó el dirigente. “El problema es que a esta altura del año pasado nadie imaginaba esto. Por el contrario, por ejemplo, no se conseguían camiones para trasladar automóviles, mientras que ahora prácticamente las empresas se están regalando para poder conseguir algún traslado”, añadió.

Comentá la nota