Por la crisis, Aluar da pérdidas por primera vez en quince años.

Por la crisis, Aluar da pérdidas por primera vez en quince años.
El precio del aluminio bajó 50%. Para reducir costos, renegociará contratos.
En el año y medio que pasó desde que los Kirchner visitaron la planta de Aluar, en Puerto Madryn, no sólo cambió el nombre del Presidente. La empresa de la familia Madanes Quintanilla, que a fines de 2007 estaba en pleno período de expansión y ganaba cientos de millones de pesos por año, acaba de anunciar que perdió $ 72,8 millones en los últimos tres meses de 2008. "Es la primera pérdida trimestral que tenemos en al menos quince años", señaló Javier Madanes Quintanilla, número uno del grupo. Aluar es una de las primeras empresas en presentar los resultados a la Bolsa. El de la mayoría de las firmas llegarán en los próximos días.

En el informe que mandó la fabricante de aluminio dice que le "resulta difícil pronosticar la obtención de resultados positivos al cierre del ejercicio". Su balance anual -que el período anterior arrojó ventas por casi $ 3.000 millones y ganancias por $ 560 millones- termina el 30 de junio. Hasta ahora (van seis meses) está en $ 25 millones.

El rojo de la última parte del año pasado no se debe a que cayeron las ventas en unidades sino a que, como los precios de otros commodities, los del aluminio bajaron más de 50%, de US$ 3.200 a US$ 1.400 la tonelada, cuenta el empresario.

"Todos nuestros clientes están liquidando stock y frenando sus compras. Y aparecen oportunistas, que ven qué está barato hoy -níquel, aluminio- y compran. Pero es un período excepcional", dice.

La empresa ya invirtió US$ 1.200 millones de su plan de US$ 1.500 millones, agrega Madanes. Están produciendo 410.000 toneladas anuales y se habían embarcado en una ampliación de 45.000 que, si bien no se detuvo, continuará a un ritmo más lento, según las fuentes de financiación que obtengan. "Tenemos 70% u 80% de la obra terminada -aclara Madanes-. Nosotros no la paramos y, para bien o para mal, sólo invertimos en la Argentina, no tenemos plantas en otro lado", comentó, en alusión a Techint, que detuvo obras de expansión. Otra etapa, de 60.000 toneladas más, "no cuenta con una fuente de financiamiento adecuada para llevarla adelante", señaló la empresa en el comunicado. Una chance sería emitir deuda. Para eso, el próximo 17 de febrero se reunirá la Asamblea de Accionistas para votar un programa de Obligaciones Negociables por US$ 300 millones.

Como otras grandes compañías, en Aluar también están en plan de renegociar contratos con proveedores para bajar los costos de los insumos.

Comentá la nota