La crisis afectó la demanda y el nivel inflacionario se lentifica

Los empresarios aseguran que el valor de sus productos ya no crece, retenido por una baja en las ventas fruto de la situación económica adversa. Dicen que muchas veces optan por resignar margen de utilidad.
Los empresarios de Río Cuarto coinciden al señalar que la crisis económica mundial, potenciada por ribetes locales, terminó afectando en el nivel de ventas por la baja en la demanda. A partir de este escenario, la suba acelerada de los precios comenzó a detenerse y actualmente aseguran que los movimientos en los productos y servicios son mínimos y puntuales. Es más, admiten que es cada vez más habitual reducir márgenes de ganancia para no trasladar retoques en los precios, siempre que sea posible. Esto, para evitar profundizar el retroceso en la comercialización de bienes y servicios.

"No obstante, un ajuste del tipo de cambio, una segunda ronda de aumento de tarifas y el repunte de las commodities podrían fortalecer el proceso inflacionario. En los cuatro meses analizados los datos muestran que en la ciudad y región los precios tuvieron un alza muy poco significativa, casi irrelevante, excepto el sector servicios que continuó con el ajuste de precios. El Indicador de Precios del total de la actividad económica dio en promedio para estos cuatro meses una varia-ción de 0,9%", explica un informe de la Fundación Ege.

El freno que esto representa se debe a la gran desaceleración de los sectores Comercio, Industria y Construcción, que a lo largo del año han venido influyendo en una caída de la actividad económica. A su vez, y un paso más arriba, la caída del agro -el principal motor económico de la región- terminó derramando su tendencia a las demás ramas.

Si esta tendencia de comienzos de año continúa, el 2009 marcaría un giro en el proceso inflacionario. "En los primeros seis meses del año 2008, la inflación dio señales de gran aceleración: el acumulado capitalizado a junio fue 46,3%, mientras que el año cerró con un aumento acumulado capitalizado del indicador para toda la actividad de 57,1%. Este gran aumento de los primeros meses del año ocurrió en un volátil contexto nacional de conflicto con el campo, nivel de consumo sostenido y altas expectativas inflacionarias de parte de los consumidores y empresarios. Pero en la segunda mitad de 2008 se notó un gran freno que impactó en el indicador de precios, este freno vino de la mano del enfriamiento en el consumo a causa de la reducción de la liquidez", recuerda el estudio de Ege.

Esta menor liquidez se dio en circunstancias de bajos precios internacionales de commodities. Esto afectó a Río Cuarto y región ya que esta zona está estrechamente ligada al comportamiento de los precios de los granos. "En el comienzo de 2009 se ve un ritmo decreciente y mayor estabilidad de precios, esto último se justifica en el hecho que muchos empresarios mantienen sus precios, no los bajan pero tampoco los aumentan. El Indicador de Precios para toda la actividad económica en los primeros meses del año muestra que los precios han crecido en promedio un 0,1%, manteniéndose la disminución en el ritmo inflacionario. Lo importante es que el sector Servicios continúa ajustando los precios, siendo el único cuyo Indicador de precios supera el 1%", señala el informe de Ege.

La caída en la actividad tuvo un impacto en la inflación, aunque igualmente sigue habiendo algunas subas puntuales. Los aumentos continúan golpeando los bolsillos de los consumidores, pero a un ritmo menor que el de 2008, reseña Ege.

En definitiva, uno de los problemas centrales que mostraba la administración nacional en materia económica, como era la inflación, se terminó controlando por el camino menos deseado: por el freno de la actividad económica dado por una caída en la demanda fruto del menor poder adquisitivo.

Por rubros

Si bien el incremento de precios no se advierte en los niveles vigentes hasta fines del año pasado, aún hay ascensos en los valores de los bienes y servicios de diferentes sectores. Entre los comerciantes consultados por la Fundación Ege para la elaboración del estudio, se desprende que un 26% de los entrevistados admitió haber subido los precios en el último mes, mientras que el 66% se mantuvo sin cambios y apenas un 8% dijo haberlos bajado.

En la industria, en cambio, el 17% aseguró haber subido precios, el 72% de los .empresarios mantuvo los valores y un 11% los redujo.

Por su parte, en los servicios fue donde más voces admitieron las alzas: el 33% de los consultados señaló que se movieron los valores hacia arriba, mientras que el 60% no los cambió y el 7% los bajó.

0,2%

Fue el incremento del Índice del Costo de la Construcción en la Provincia, difundido ayer. El aumento se produjo en el rubro "materiales", con alzas del 0,4%, mientras que "mano de obra" y "varios" se mantuvieron sin cambios

Comentá la nota