La crisis afecta fuertemente a Salta, Jujuy y al Chaco

Los gobernadores de Salta, Jujuy y al Chaco presentes en el Precoloquio de Idea transmitieron ayer, cada uno a su turno, su preocupación por la evolución de las cuentas fiscales. Así lo hicieron los peronistas Juan Manuel Urtubey, de Salta; Walter Barrionuevo, de Jujuy, y Jorge Capitanich, de Chaco.
Durante una breve conferencia de prensa antes de exponer en el último panel, el más directo fue Barrionuevo, que reconoció: "Son públicos y notorios los problemas fiscales que estamos teniendo. He dispuesto la no iniciación de la obra pública. No tengo más alternativas que tomar esta decisión, que es dura".

Urtubey, el anfitrión, fue menos drástico. "Tenemos dificultades, pero un régimen de inversión pública aceptable. Nuestra provincia va a cerrar el año con equilibrio fiscal", sostuvo.

Capitanich, fiel a su estilo, no cargó tintas sobre el presnete y prefirió, hablar del gobierno anterior, de origen radical. "Heredé una provincia con un altísimo stock de deuda, alrededor de 600 millones de pesos entre capital e intereses. Frente a esto, decidimos que toda la obra pública chaqueña se va a financiar sólo con las transferencias de la Nación y los ingresos derivados del fondo solidario", afirmó. Su presupuesto 2010 llevará implícita una "restricción de las obras públicas de financiamiento provincial".

Comentá la nota