Crisis no afecta a la fruta, dicen productores

La Federación de Productores sostuvo que no habrá efecto de la crisis internacional para el negocio frutícola, tal como se plantea desde el sector exportador. Críticas por liquidaciones de fruta de la temporada anterior.

"Nuestra fruta de pepita no debería ser afectada por los efectos de la crisis financiera mundial en las proporciones denunciadas por otros actores en los medios periodísticos" sostuvieron desde la Federación de Productores.

Resaltaron que "si bien la actual crisis internacional genera incertidumbre por los posibles escenarios cambiantes, sabemos que el pronóstico de nuestra cosecha es bueno. Son buenos los calibres, la calidad, la sanidad, la inocuidad. Es un buen producto. Pero, por sobre todo, no es un artículo de lujo. Este último aspecto debe ser tenido en cuenta al momento de pronosticar el impacto de la precitada crisis internacional".

El comunicado emitido por la Federación que representa a los productores primarios analizó que "se optimizaron las condiciones en el transporte marítimo, se redujeron en un 50% las retenciones a las exportaciones, y continúan mejorando diariamente las paridades cambiarias del dólar y el euro. Estas variables expuestas son de mucho peso a la hora de pronosticar el futuro frutícola regional, y deben ser consideradas una excelente herramienta para medir el espesor de los metafóricos "nubarrones que se avecinan" para luego estar a la altura de tomar decisiones certeras y conducentes a los fines de nuestro proyecto frutícola".

La entidad salió de esta manera al cruce de pronósticos del sector exportador, en donde se señaló que se avecinan complicaciones para la exportación local producto de la crisis internacional.

"Es prueba de lo mencionado, el hecho de constatar que empresas de la región están cerrando contratos -para esta temporada- con valores que cubren el costo de producción establecido por la mesa de contractualización" destacaron.

"En este momento del año, al cierre de liquidaciones, en un campo de subjetivos e imprecisos límites entre dos temporadas, las empresas frutícolas que tienen una responsabilidad social auténtica con la gente de nuestra región, deberían saber que separar cada cosecha con el resultado correspondiente -sin recurrir a argumentos atemporales para justificar otros resultados-, es propio de quienes tienen un verdadero compromiso con la actividad".

Consideraron que "analizando las liquidaciones que llegan a nuestra institución, notamos que la mayoría de nuestros productores no tuvieron la fortuna de mantener relaciones comerciales con ese nivel de empresas.

Si bien las medidas que se anunciaron en relación a la baja del 50 % de retenciones para el sector agregan un beneficio a nuestra economía regional -como también agrega el Plan Frutícola Integral- no debemos olvidar que debemos perfeccionar y rediseñar los mecanismos de transparencia para lograr que ese provecho también llegue a nuestros productores, siendo que la formación del precio de las liquidaciones actuales no contiene los elementos detallados y precisos que se requieren para determinar dichos beneficios".

Culminó señalando que "es necesario que los actores del sector, especialmente los mejor posicionados, omitan tomar decisiones a partir de intereses exclusivamente sectoriales, ya que eso afectaría el delicado equilibrio en el que vivimos -en especial el de los productores independientes-".

Comentá la nota