Crisis en el Acuerdo Cívico por la reunión Cobos–De Narváez

Crisis en el Acuerdo Cívico por la reunión Cobos–De Narváez
La foto del vice con el empresario sacudió a la coalición entre la UCR y Carrió. "Cayó como una bomba", admitieron allí. Y hasta el cobismo se mostró desconcertado. Preocupación por el impacto en la intención de voto en la Provincia.
Gerardo Morales estaba por almorzar con Elisa Carrió, en Reconquista, cuando vibró su celular. Un mensaje de texto le advertía que, en ese mismo momento, Julio Cobos le abría la puerta de su despacho a Francisco de Narváez. "Yo no voy a hacer comentarios. Hablá vos", le dijo el presidente de la UCR, malhumorado, a su socia. Ninguno podía creerlo. Esa misma sensación continuó ayer y abarcó, incluso, a los propios cobistas. "La foto cayó como una bomba", se sinceró una altísima fuente del espacio, más allá de que algunos actores decidieron bajarle el tono para no verse perjudicados, aún más, electoralmente.

Con todo, lo que asoma evidente es que la foto del candidato de Unión-PRO con Cobos provocó una crisis en la alianza que en la provincia de Buenos Aires comparten el radicalismo, la Coalición Cívica, el socialismo y, aunque parezca extraño, también el cobismo. Justo a poco más de dos semanas para la votación y cuando las encuestas parecen relegar a Margarita Stolbizer a la tercera posición.

Ese es otro dato significativo: la foto se produjo días después de que La Nación publicó un sondeo en el que el Acuerdo Cívico y Social aparece muy lejos de De Narváez y Néstor Kirchner. "¿No se habrá querido salvar?", se preguntó, en reserva, un dirigente fuerte de la agrupación. Lo mismo, curiosamente, sugirió el peronista disidente Felipe Solá.

"El encuentro no ha caído bien", declaró Morales, en un intento por moderar la incomodidad que les generó. "A dos meses de la muerte de Raúl Alfonsín, esta foto me cayó peor", agregó el senador. Carrió apeló a las frases para grandes titulares: "Esto es funcional a la impunidad en la Argentina" (ver página. 4).

Stolbizer fue otra de las protagonistas de la fuerza que no buscó sacarse de encima las preguntas que desde temprano le hicieron movileros de radio y TV. "Me pareció muy mal -dijo-. Me parece que Cobos debe dar explicaciones de por qué, en el peor momento, se saca fotos con De Narváez. Es absolutamente inexplicable". Alfonso Prat-Gay, candidato en Capital, calificó el hecho de "inoportuno" y "poco feliz".

¿Qué dijo Cobos?. "Ya contesté. No vamos a hacer de esto una novela", indicó a Clarín. La respuesta del vice de Cristina Kirchner se había conocido, por escrito, unas horas después de que le expresó su solidaridad a De Narváez por el embate judicial que recibe en el marco de la investigación por el tráfico de efedrina.

"Hay que acostumbrarse a un modelo de construcción entre el oficialismo y la oposición", manifestó en el texto. Ricardo Alfonsín, segunda en la lista de Stolbizer, lo respaldó. "A mí no me pareció mal", señaló en la mesa de Mirtha Legrand. Otro radical de su entorno añadió por lo bajo: "No está mal, pero está claro que nos puede llegar a perjudicar".

Aunque Cobos se mantuvo firme en su decisión de recibir al empresario, el ruido que la foto originó en el frente con vistas al domingo 28, lo obligó a tomar algunos recaudos para no agudizar la polémica. Una alta fuente de PRO reveló que no se producirá el encuentro con Mauricio Macri en el Senado, donde ambos iban a concurrir para el traslado de una estatua de Roldán, que va a pasar de la plaza Congreso a las escalinatas del Senado. "No es el mejor momento para Julio y además vamos a ser rivales en Mendoza", se oyó en los despachos del Gobierno porteño.

En el kirchnerismo nadie se refirió públicamente al tema, pero en los actos de campaña la foto ocupó un papel importante. "Dios los cría y ellos se juntan", dijeron hombres de confianza de Kirchner, durante una caminata por el conurbano.

Comentá la nota