Un crimen de novela sacude al mundo árabe

El poderoso y multimillonario, Hisham Mustafa, no habría soportado el abandono de su amante, y encargó a un guardaespaldas matarla a puñaladas.
Ni el dinero, ni la fama ni el poder fueron suficientes para evitar que un millonario egipcio fuera condenado a muerte por un tribunal de El Cairo después de que quedara comprobada su incidencia en el asesinato de su amante y cantante libanesa, Suzan Tamim, un año atrás.

Hisham Mustafa, que era miembro del Consejo de la Shura, la Cámara alta del Parlamento egipcio, perdió su inmunidad parlamentaria para ser juzgado, fue detenido en septiembre, recibió la condena y podría convertirse así en el primer ex senador egipcio en morir en la horca.

Según trascendió en medios locales, la decisión de Tamim de finalizar la relación con Mustafa fue lo que habría motivado al millonario a encargar el crimen a uno de sus guardaespaldas, Mohsen al Sukkari, quien recibió el pago de dos millones de dólares y mató a la cantante de varias puñaladas en el cuello y en la cara en el cuarto de un lujoso hotel de Dubai.

Los familiares de ambos condenados provocaron escandalosos disturbios en la sala, confundidos por un fallo para nada frecuente en los juzgados egipcios, a pesar de que aún no es definitivo, ya que puede ser apelado y además debe ser aprobado por un muftí, el máximo árbitro religioso egipcio.

Durante el proceso se escucharon grabaciones telefónicas de conversaciones entre Mustafa y Al Sukkari, se vieron imágenes de video en las que éste aparece al parecer en el edificio de Tamim y los fiscales hallaron asimismo muestras de ADN en ropas cubiertas de sangre que Al Sukkari dejó supuestamente cerca de la casa de la artista.

La prensa tuvo prohibido el acceso a la corte después del escándalo que produjo el arresto de Mustafa.

Tamim ganó en 1996 el programa de talentos libanés "Studio Al Fan" y se convirtió en una famosa estrella pop en el mundo árabe. Hay diversas versiones sobre su edad, pero tenía entre 31 y 33 años cuando fue asesinada.

Comentá la nota