Crese limpia la cárcel y los presos fabrican los uniformes

La empresa municipal ganó la licitación para limpiar el penal de Bouwer. A su vez, firmará un convenio con el Ministerio de Justicia para adquirir insumos elaborados por los propios detenidos.

Desde el 1º de octubre, Crese sumará un nuevo cliente para el servicio de recolección de residuos: el penal de Bouwer.

La empresa municipal ganó la licitación para asumir ese servicio, que hasta ahora prestaba Taym, la firma del grupo Roggio dedica a la gestión de residuos industriales y peligrosos. Luis Angulo, ministro de Justicia de la Provincia, aseguró que el cambio significará un ahorro para su cartera: de destinar unos 45 mil pesos mensuales al servicio, pasará a pagar una factura 29 mil mensuales a la sociedad del Estado. A cambio, ésta levantará la basura cinco veces a la semana de todos los módulos de la cárcel.

Pero el funcionario aclaró que el vínculo con Crese abrirá otro canal que interesa al Ministerio. "El miércoles firmamos un convenio por el cual la empresa acepta comprar insumos fabricados en las cárceles cordobesas", adelantó. El acuerdo también fue confirmado por Eduardo García, presidente de Crese, quien lo consideró de "mutuo beneficio".

Festejó además haber fichado a la cárcel como cliente y, con eso, aumentar la cuota de servicios no pagados por el municipio capitalino que brinda la empresa. Esas prestaciones, que incluyen el enterramiento de residuos para 17 municipios, granjean aún una cuota muy pequeña de ingresos para Crese en comparación a la factura de 16 millones de pesos mensuales que le paga la Municipalidad de Córdoba.

Uniformes y contenedores. Angulo señaló que el material que podrá adquirir la empresa de residuos incluye uniformes de trabajo para sus empleados, gorras y la reparación de contenedores de acero.

Los elementos textiles son fabricados por los internos en los talleres que funcionan en la cárcel de Cruz del Eje, las gorras están a cargo de las presas mujeres, y el arreglo de contenedores se hará en la herrería de Bouwer.

"Seguramente, al inicio no vamos a poder vender tanto como para compensar el gasto en recolección, pero el acuerdo abre una muy buena posibilidad para nosotros", dijo Angulo. "Nos permite seguir avanzando en algo que nos interesa mucho, la generación de empleo en los penales. Entre el inicio de 2008 y junio de 2009, la cuota de internos que trabaja remunerados por el Estado creció 38 por ciento, mientras que los que lo hacen pagados por terceros trepó un 83 por ciento", aseguró.

En la actualidad, son 2.570 los procesados y condenados (la mayoría) que trabaja en los penales de la Provincia.

Angulo anticipó que ya mantuvo conversaciones con el intendente Daniel Giacomino y que existe la chance de generalizar el convenio suscripto con Crese al municipio: "Podríamos proveer colchas, sábados y demás textiles para el hogar de ancianos municipal Padre Lamónaca, por citar un ejemplo".

Comentá la nota