Crese debuta bajo la supervisión de Moyano

El líder de los camioneros, Pablo Moyano, vendrá el lunes a Córdoba para seguir de cerca el inicio de las actividades de la nueva empresa municipal. Estará acompañado por la plana mayor del poderoso gremio.
Si hay algo que está claro es que la municipalización del servicio de higiene urbana en la ciudad de Córdoba jamás hubiera sido posible sin el apoyo del sindicalista. Esto quedó en evidencia a fines del año pasado cuando el líder de la Federación de Camioneros, Pablo Moyano, consiguió destrabar el conflicto entre los recolectores de residuos y la empresa Cliba, suscitado a raíz de la infundada incertidumbre de los trabajadores ante la inminente salida de la firma del Grupo Roggio. Y fue ratificado hace unas semanas durante el acto de presentación formal del Directorio de Córdoba Recicla Sociedad del Estado SE (Crese), el cual se llevó a cabo en la sede del Sindicato Unico de Recoleccción de Residuos y Barrido de Córdoba (Surrbac), con su titular, Mauricio Saillén, como anfitrión.

Una vez más la injerencia sindical en el futuro de Crese quedará demostrada con la presencia del hijo del titular de la CGT, Hugo Moyano, en Córdoba para “supervisar” el arranque del nuevo esquema de recolección de residuos. Como es habitual, Moyano no llegará solo a Córdoba; lo hará acompañado por todos los secretarios de la Federación.

Si bien no está confirmado un contacto entre el líder sindical y el intendente Daniel Giacomino, es probable que se produzca un encuentro, no sólo con el jefe comunal, sino también con las autoridades de Crese.

La presencia de Moyano en Córdoba no es un dato menor; de alguna manera marca cómo será la relación del gremio con las autoridades de la flamante empresa municipal. En este sentido, cabe recordar que en su visita a Buenos Aires una de las reuniones que mantuvo el intendente Daniel Giacomino fue precisamente con Moyano para garantizar la prestación del servicio, ante el temor de que un posible incumplimiento del pago de las indemnizaciones por parte de Cliba pudiera entorpecer el debut de Crese. El jefe comunal se trajo el compromiso de que no habrá medidas de fuerza, al menos no en el corto plazo. Sin embargo, está claro que la relación con el Surrbac no será fácil, máxime tratándose de un servicio tan esencial como el de la higiene urbana. El peligro de que los vecinos queden atrapados en una disputa gremial está latente, por más que las autoridades municipales intenten bajarle el tono a dicha posibilidad.

Lo que es seguro -y la presencia de Moyano el día D lo confirma- es que el gremio no quedará al margen de las decisiones que se adopten en el seno de Crese, aun cuando todavía no está confirmado si podrán contar con un director obrero, tal como lo pretendía (tanto Giacomino como el presidente de Crese, Eduardo García, se mostraron a favor del reclamo).

Pagos y servicios

El domingo todas las miradas estarán puestas sobre el debut de Crese al frente del servicio de recolección de residuos de la ciudad, pero el lunes la atención se centrará en el pago de las indemnizaciones que debe concretar la empresa Cliba. De acuerdo con el convenio firmado en su oportunidad, el pago -en tres cuotas para los salarios más altos y en una para los más bajos- deberá hacerse efectivo entre el 2 y 5 de febrero. De no ser así, el gremio podría anunciar medidas de fuerza. Precisamente, ése sería el motivo de la presencia de Moyano en Córdoba el lunes. El hijo del dirigente kirchnerista se pondría a la cabeza de las negociaciones en caso de producirse un escenario de medidas de fuerza, que por ahora han sido descartadas. Es más, en declaraciones a la prensa, el titular del Surrbac dijo que iban a “ser tolerantes” con la nueva empresa.

En cuanto al servicio, hay que destacar que las deficiencias de la prestación de Cliba, sobre todo en los últimos tiempos, jugarán a favor del nuevo esquema de recolección. Si los 70 camiones de los que dispondrá Crese cumplen con el recorrido programado, bastará para que los vecinos evidencien un cambio favorable en el servicio.

Luego habrá tiempo para que la Municipalidad implemente las acciones previstas para mejorar la prestación. Entre ellas, se reprogramarán los horarios de los recorridos y se buscará concientizar a los vecinos para que saquen la basura una hora antes de que pase el camión. Para los que no cumplan, habrá multas, pero se otorgará un amplio margen de tiempo para que los vecinos se acostumbren al nuevo esquema.

En un futuro también comenzará a regir un plan piloto para la clasificación de la basura, entre los elementos orgánicos y los inorgánicos, colocándolos en bolsas de diferentes colores.

Para prestar el servicio, inicialmente Crese contará con una flota integrada por unos 80 camiones, de cuales 25 pertenecen a la firma y los otros 58 serán alquilados a las empresas Cliba y Econovo. La prestación se mantendrá durante seis días a la semana y se ofrecerá un recorrido que se dividirá en 65 trayectos nocturnos y 61 recorridos diurnos.

Comentá la nota