“Creo que el pueblo no está tan mal”

El delegado de la localidad dialogó con EL CIVISMO sobre el trabajo realizado en el primer año de gestión.

También hizo referencia a las críticas que recibió de parte del fomentista Damián Guglielmo.

“En realidad no sé por qué tiene esa crítica hacia mí, y hacia la intendenta”, dijo sobre el polémico presidente de la sociedad de fomento.

En la edición pasada, este bisemanario publicó una entrevista realizada al presidente de la sociedad de fomento Villa Flandria, Damián Guglielmo, donde el fomentista catalogó de “pésimo” el estado de la localidad de Jáuregui. En esa oportunidad, Guglielmo marcó que “hay ramas por todos lados, cuando nosotros tenemos maquinaria mejor que el Taller 1, y en esto tiene mucho que ver (Alberto) Esposatto”.

Ante estas declaraciones, el delegado municipal de la localidad solicitó ejercer su derecho a réplica.

Si bien la relación entre Guglielmo y Esposatto nunca fue buena, con la decisión tomada por el municipio de dar por terminado el contrato que cedía a la sociedad de fomento la prestación de los servicios públicos del pueblo, las diferencias quedaron a la vista.

En la entrevista realizada por EL CIVISMO, Guglielmo no ahorró críticas a la intendenta Graciela Rosso y al secretario de gobierno José Armaleo, a quien rebautizó como “Armalío”.

-¿A qué le atribuye las críticas realizadas por Guglielmo sobre la tarea que usted desempeña como delegado municipal?

-Es una pregunta muy difícil. Por mi forma de ser soy una persona que no me gusta agredir a nadie. Trato de no mirar el pasado y pensar más en el presente y en el futuro. En realidad no sé por qué tiene esa crítica hacia mí, y hacia la intendenta. Él es verborrágico y no creo que cambie. Nosotros lo que queremos es trabajar y que la gente nos evalúe. Lo que espero es que los vecinos nos tengan confianza y paciencia. Necesitábamos un cambio que está en marcha. Tampoco creo que el secretario de Gobierno más que Armaleo sea “Armalío”. Creo que no es así. Armaleo es una gran persona que me está ayudando muchísimo. Las condiciones están dadas para que tengamos un buen futuro.

-¿Cómo se adaptó la delegación para hacerse cargo de los servicios que hasta fines de septiembre estaban bajo la responsabilidad de la sociedad de fomento?

-Pasé de tener cuatro personas a cargo a tener 15. Eso es un gran cambio. Sin darnos cuenta se municipalizó la localidad. El nuestro es un gran desafío, pero creemos que lo vamos a lograr. Nosotros estamos seguros que lo vamos a poder hacer. En el último tiempo no se sabía quién era el responsable del pueblo: si era la delegación o la sociedad de fomento. Ahora la única responsable de lo bien o lo mal que estén las cosas es la Municipalidad a través de la delegación. Si algo no funciona la culpa es nuestra. Ese es el gran desafío, que las cosas estén bien. Por eso pedimos a los vecinos un poco de paciencia. Todavía tenemos que gestionar muchas cosas, pero creemos que lo vamos a lograr.

-Algunos vecinos dicen que el cambio terminó siendo negativo. ¿Cree que era el momento para reemplazar a la sociedad de fomento?

-Pienso que en algún momento había que hacerlo. Venimos de una Municipalidad que no está en las mejores condiciones. Este año fue muy difícil. Pero creo que el pueblo no está tan mal. Sí reconocemos que el tema del riego es un déficit que tenemos. El corte de pasto es el momento más difícil, pero en líneas generales no está todo tan mal.

-¿En qué situación encontraron el cementerio?

-El cementerio se encontró bien en su interior. Si bien es cierto que la sociedad de fomento nos dejó únicamente las paredes, lo encontramos bien. Donde no lo encontramos bien fue en su parte exterior. Detrás del cementerio debe haber 300 camionadas de ramas. Toda la parte exterior está descuidada y es lo que tenemos que arreglar. Los alrededores están en una situación lamentable.

-Usted mencionaba el tema del regador, ¿en qué momento los vecinos podrán contar con ese servicio elemental?

-El regador es el objetivo número uno que tenemos. Seguramente se va a comprar un tanque regador y ya tenemos un tractor asignado que se está arreglando. Esa es una cosa primordial. De cualquier manera algunas tareas de regado estamos llevando a cabo en Pueblo Nuevo, aunque es cierto que con eso no alcanza.

-Usted asumió como titular de la delegación en febrero pasado. ¿Con qué situación se encontró cuando llegó y cómo está hoy?

-Me hice cargo de la Delegación de Jáuregui el 21 de febrero. Cuando vinimos hubo una tarea de reacomodar todas las delegaciones, que estaban bastante desprovistas de maquinarias y herramientas. Arreglamos una moto-niveladora que estaba en Olivera, se arregló la camioneta Fiorino, se compraron cuatro desmalezadoras, herramientas de mano.

-¿Cuál es la brecha que existe entre lo que se hizo y lo que resta hacer?

-Te diría que el pueblo está 6 o 7 puntos, ya sea en personal como en maquinarias. Nosotros necesitaríamos, de manera urgente, un regador. También nos hace falta un tractor con una desmalezadora y una pala mecánica para recoger todos los residuos de volúmenes, como por ejemplo las parvas de ramas. Hacerlo a mano nos cuesta mucho tiempo. Creo que vamos a tener todas esas herramientas, y no creo que sea a muy largo plazo. Pero todo lleva un tiempo que no condice con la ansiedad de la gente. A veces las máquinas se rompen y eso nos suma más complicación.

La promesa de llamar a elecciones

Durante la campaña electoral, la entonces candidata Graciela Rosso aseguró que en caso de llegar a la Intendencia los delegados municipales pasarían a ser elegidos por el voto popular. A un año de gestión, esa promesa continúa sin cumplirse, tanto en Jáuregui como en el resto de las localidades. “En realidad no sé si van a realizarse elecciones. Eso es una decisión que se tomará desde el Departamento Ejecutivo”, le dijo a este medio el delegado Alberto Esposatto.

-En caso de un llamado a elecciones, ¿usted se presentaría?

-Te puedo decir que éste es un trabajo muy cansador, a veces ingrato, y realmente no sé si llegado el caso me presentaría. No creo que sea un trabajo para muchos años, porque es muy desgastante.

Comentá la nota