"Yo no creo que hacer negocios con proveedores del Estado esté mal"

El gobernador tucumano descansa en Punta del Este y confirmó que irá por la reelección. Para eso, aún le falta la autorización judicial.
El gobernador de Tucumán, José Alperovich, mira a la cámara y arremete contra el calor. "Esto ya parece Tucumán", agrega Jorge Gassenbauer, ministro de la Producción tucumano, amigo y mano derecha del gobernador. Después de más de un año y medio de silencio, Alperovich habla con un medio nacional. Lo hace con PERFIL y en Punta del Este, un lugar que para la dirigencia política parece estar vedado. A Alperovich no le importa, pero aclara: "Yo alquilo, no tengo casa acá".

—¿No recibió un reto de Kirchner por venir a Punta?

—Me extraña. Mire, los llamados que recibo de Néstor Kirchner son para darle soluciones a mi provincia. Ningún llamado de los que tuve en estos seis años ha sido por algún problema, al contrario. Todos los llamados que he tenido con él han sido para resolver problemas en Tucumán.

—¿Y siempre obtuvo respuestas positivas?

—Siempre. Me es más fácil hablar con él, que con algunos de los ministros.

—Si hablar con Kirchner es tan fácil como usted dice, ¿por qué cree que se asegura que es imposible dialogar con el ex presidente?

—Muchos no lo conocen. Nuestra relación en estos años siempre fue perfecta. Siempre frontal. Cuando dice sí, es sí, cuando dice no, es no. Siempre en el acto, actuó para dar soluciones. La transformación que yo hice en Tucumán habría sido imposible sin la ayuda del Gobierno Nacional.

—La oposición lo acusa a usted de manejar un aparato clientelar y de manejar la provincia como una estancia. ¿Cuál es su respuesta?

—Los que hablan así, subestiman a la gente. En democracia hay que apostar a lo que dice la gente, no hay que tenerle miedo. Cuando la oposición no puede ganar dice que es clientelar, pero a mí, lo que me interesa es terminar bien y caminar tranquilo por mi provincia sin esconderme en ningún lado.

—¿Tiene pensado qué va a hacer en 2011?

—Lo más probable es que vuelva a ser gobernador. Todavía me queda para transformar. Si tengo las mismas ganas y las mismas fuerzas, seguro me vuelvo a presentar como candidato a gobernador.

—En algunos lugares se lo menciona como un eventual compañero de fórmula de Néstor...

—Hoy pienso en Tucumán.

—¿Kirchner lo presionó con la caja?

—Nunca.

—¿De Vido nunca lo llamó?

—Nunca, al contrario. Eso no existió en ninguno de los seis años. No existió ningún apriete, bajo ninguna circunstancia y se lo digo en serio y no para quedar bien.

—¿Y cree que con el resto de los gobernadores pasó lo mismo?

—Yo no se que ha pasado con los otros gobernadores, estimo que ha sido de la misma manera que fueron conmigo, pero nunca un apriete, nunca nada.

—Usted es un hombre con un patrimonio importante, que llegó a la política con mucho dinero. ¿Qué opina cuando aparecen irregularidades como en el patrimonio de los Kirchner?

—Hay que preocuparse por los que no declaran, no por los que sí declaran. Yo creo que la preocupación tiene que ver por si algún político roba. Si hizo un buen negocio en blanco, ¿qué es lo que tiene de malo?

—Pero hacer negocios con proveedores del Estado está penado..

—Yo no creo que hacer negocios con los proveedores del Estado esté mal.

—¿Cree que no hubo ese tipo de negocios?

—No, no.

—Si le nombro a Julio Cobos, ¿qué palabra se le viene a la cabeza?

—Traidor.

—¿Duhalde?

—Fue un presidente. La gente debe reconocer que ayudó a sacar el país adelante

—¿Cristina?

—Una buena Presidenta.

—¿Néstor Kirchner?

—Un buen ex presidente y un buen amigo.

Comentá la nota