"Creo que YPF, Edenor, Edesur y Metrogas deberían ser estatales"

El candidato a diputado de Unión-PRO, Francisco de Narváez, dijo que estas empresas deben volver a manos del Estado. A su vez, echó por tierra la idea de que después de las legislativas vaya por la conducción del PJ y opinó que Scioli asumirá su banca en la Cámara baja
Francisco de Narváez, candidato a diputado de Unión-PRO, retomó el tema de la reprivatización de Aerolíneas Argentinas, lanzado en su momento por Mauricio Macri, su socio político y jefe de Gobierno porteño, y aclaró que "no tengo una posición en términos de que las empresas de servicios públicos tienen que ser privadas o estatales. Lo que sí tengo es una clara posición en el tema Aerolíneas: en diez meses tienen gastado más de $1.746 M, con un desmanejo muy claro".

Luego, consultado sobre qué empresas deberían ser estatales, apuntó que, "esencialmente, las que brindan los servicios públicos. El agua, la distribución de la energía, indudablemente la del transporte".

A su vez, aseguró que Metrogás, Edesur y Edenor deberían ser estatizadas, "garantizando el servicio y lo que tienen que ser las tarifas sociales. Hay que tener servicios sociales de calidad y eso lo tiene que garantizar el Estado".

De Narváez, tras de opinar que los ferrocarriles "son una vergüenza" y que "deberían prestar un servicio público adecuado", también se refirió a YPF y, en iguales términos que hasta el momento, dijo que habría que estatizarla. "Sería muy diferente el país si pudiéramos controlar el precio de la energía. El principal problema que tiene la Argentina es la pobreza estructural. El 50 por ciento es pobre".

Ya pasando a las elecciones legislativas que se celebrarán el domingo, confió que espera un resultado positivo y opinó que la presencia del ex Presidente Néstor Kirchner en la campaña lo ha favorecido para su crecimiento en la política: "Tal vez sin Kirchner enfrente no hubiéramos podido recorrer este camino en tan corto tiempo". Además, reconoció que su surgimiento en la políticas puede ser el resultado del "que se vayan todos", que inundó las calles en tiempos de De la Rúa.

A su vez, echó por tierra la idea de que después de los comicios irá por la conducción del Partido Justicialista (PJ), al decir que no está entre sus prioridades, sino que "en los próximos cinco meses nos vamos a concentrar en evitar que Kirchner lleve al país a una crisis. Como oposición nos vamos a dirigir a la señora presidenta. Cristina tiene que emerger después del 28 de junio".

Sobre una posible devaluación, opinó que lo que debe hacer el Estado es ajustar el gasto público, lo que "no necesariamente implica una devaluación. El ajuste tiene que pasar, entre otras cosas, por la obra pública".

El primer candidato a diputado de Unión-PRO también se desligó de las acusaciones de que tiene un fideicomiso en la isla de Jersey y aclaró que "es parte de la campaña sucia del Gobierno", al tiempo que subrayó que los empresarios no financias su campaña por temor a esta gestión.

Con nombre y apellido

De Narváez también se refirió a otros políticos. Entre ellos, a Daniel Scioli, sobre quien consideró que ató su futuro político a Kirchner. "Lo ató hace mucho tiempo, desde el 2003. El ciclo político de Néstor Kirchner y de Scioli está terminado", dijo.

Luego, con una dura acusación, adelantó que el segundo candidato de diputado del oficialismo asumirá en el Congreso: "La gobernación le ha quedado muy grande. Para ser un mal gobernador, quizá prefiera ser un buen diputado".

Respecto al Vicepresidente, Julio Cobos, indicó que "es parte de una dirigencia que aspira a conducir el país dentro de un marco de normalidad de una democracia que interactúa permanentemente".

Finalmente, al ser consultado sobre si está más cerca de Macri o de Carlos Reutemann, no dudó en afirmar que de su actual socio político, publicó el diario Clarín.

Comentá la nota