“Creo que Carrió debería ser candidata en la Capital”

Dice que su postulación dependerá de la jugada del PRO en Capital. Sostiene que el Gobierno perderá el control del Congreso en octubre, aunque Kirchner sea candidato
El jefe de la UCR, Gerardo Morales, está convencido de que el modelo kirchnerista está agotado, que en los próximos meses se despegarán varios dirigentes del PJ y que el Gobierno perderá el control del Congreso en octubre. Propone en el corto plazo alcanzar acuerdos parlamentarios básicos entre todo el arco opositor. Y asegura que la oposición tiene pendiente la construcción de una alternativa nacional. “El Gobierno no tiene proyecto nacional y la oposición tampoco”, reconoce. En una visita a la redacción de El Cronista, también confesó su deseo de que su socia electoral Elisa Carrió, sea candidata en la Ciudad de Buenos Aires para vencer al macrismo.

–¿En qué distritos está consolidada la sociedad con la Coalición Cívica?

–Aún hay mucho trabajo para hacer. En la provincia de Buenos Aires creo que vamos bien. Lo mismo en la Capital Federal.

–¿Quién encabezará la lista en la Capital?

–La CC tiene su candidato, Alfonso Prat Gay, y nosotros convocamos a una elección interna para el 26 de abril. A mí me gusta Ricardo Gil Lavedra.

–¿Y Elisa Carrió?

–Yo creo que debería ser candidata. No hay que descartar esa posibilidad. Dependerá de la estrategia del macrismo, dado que será nuestro adversario a vencer en el distrito.

–¿Eso significa que su candidatura dependerá de la postulación de Gabriela Michetti?

– Hay que ver. Ella no descarta esa posibilidad.

– Con la aparición de nuevas alianzas y jugadores: ¿no se desdibujó la imagen de Julio Cobos?

–Dependerá de si consolida su participación en el espacio que conformamos con la CC y el Socialismo. Aún no hay nada definido, el escenario político seguirá cambiando.

–¿Dónde está parado Cobos?

–Lo único concreto es que decidimos iniciar un diálogo para alcanzar una convergencia en Mendoza y coordinar una alternativa en todo el país, en el marco del espacio que tenemos con la Coalición y el Socialismo.

–Hasta hace unos meses usted decía que no se puede ser opositor y oficialista al mismo tiempo. ¿Qué fue lo que cambió?

–Nosotros no modificamos el criterio de la incompatibilidad del cargo de Cobos para regresar al partido. Tampoco él ha pedido volver. Pero cambió el escenario político. A partir del 17 de julio del año pasado hay un antes y un después. El país llegó a una situación límite en ese momento. Muchos dirigentes que estaban en el espacio del Gobierno dijeron basta. No voy a desacreditar a Felipe Solá porque antes era y ahora no es. Ni les voy a pedir a los cobistas que firmen una declaración diciendo que se equivocaron. Pero está claro que si quieren volver, será a un partido opositor.

–Si Kirchner es candidato en la provincia y gana con escaso margen: ¿cómo se leerá el resultado?

–Como una derrota del Gobierno. Va a perder el control del Congreso. No va a sacar más de 35 puntos. Le va a ir mal y esto va a ser saludable, porque van a tener que cambiar de rumbo. Ahí la pelea quedará en nuestra cancha y en la del peronismo disidente. Habrá que hacer acuerdos parlamentarios básicos entre toda la oposición. Pero más allá del resultado, que será muy importante, hay que construir una alternativa nacional. El Gobierno no tiene proyecto nacional y la oposición tampoco. Eso todavía está verde en la oposición.

–¿Por qué motivo?

– Por la crisis de la política, porque hay 700 partidos en el país, porque el radicalismo perdió representación nacional. Creo que hay que generar frentes, a pesar de lo que pasó con la alianza y con la concertación plural. No hay otra salida. Pero no tiene que ser un rejunte. Nosotros siempre dijimos que con Solá no queremos construir una alternativa, porque tiene otras ideas como proyecto nacional.

–¿Cree que el Gobierno utilizará la crisis económica para nacionalizar la campaña?

–No, porque los gobernadores del PJ van a querer despegarse del Gobierno. El kirchnerismo es un modelo de poder que se está agotando. Y la señal de esto es la ruptura de varios dirigentes del PJ con el Gobierno. De acá a octubre van a romper más. Creo que la crisis abrirá un frente de conflicto entre las provincias y la Rosada. En unos días, cuando comiencen los reclamos gremiales, las quiero ver. Algunas van a tener que imprimir cuasimonedas para pagar los sueldos.

Comentá la nota