"No creíamos que Néstor Kirchner fuera un santo, pero sí un hombre de bien"

Eduardo Arnold, ahora ligado a Felipe Solá y Carlos Reutemann, denunció la adjudicación irregular de un crédito por $3 millones otorgado por el Banco de Santa Cruz a un empresario naval, durante la gestión provincial del ex presidente.
El ex vicegobernador de Santa Cruz Eduardo Arnold ratificó este martes su denuncia en la que Néstor Kirchner aparece involucrado en un supuesto caso de coimas cuando administraba la provincia, en los años '90, y dijo que en aquel momento creían que el ex presidente "no era un santo, pero sí un hombre de bien".

"Traté por todos los medios de modificar su manera de ser, por supuesto él no acepta ese tipo de inquietudes y consejos que uno le puede dar en ese sentido. El siempre dijo que estaba obrando con el Poder Judicial como correspondía, cosa que yo no tenía por qué dudar, pero cuando vi que no progresaba (la denuncia) entonces no se podía avanzar absolutamente nada", afirmó el ex funcionario provincial.

En declaraciones a radio Continental, Arnold volvió a vincular a Kirchner con un caso de coimas mientras se desempeñaba como gobernador santacruceño, por un crédito de tres millones de pesos concedido por el Banco de Santa Cruz al empresario Juan Antonio Torresin, dedicado a las construcciones navales.

Arnold contó que Torresin era amigo personal suyo y necesitaba el dinero para finalizar la construcción de un dique en Puerto Deseado, pero al entrevistarse con Kirchner y con Lázaro Báez, "que había sido un empleado común del banco y ya se había transformado en gerente general en ese momento", recibió como respuesta que "no había dinero".

El ex vicegobernador agregó que el empresario y un socio "se fueron desahuciados al hotel" pero "al poco tiempo llegó una persona a hablar con ellos, mandada no sé por quién, pero una casualidad muy grande que llegue adonde estaba esta gente", y les consiguió el dinero aunque con algunas condiciones, como "pagar adelantado una comisión de la plata que iba para la construcción de ese dique".

Arnold puntualizó que su Torresin estaba "muy preocupado porque esas comisiones las había pagado de cuentas particulares, y no tenía cómo justificarlos ante la AFIP", debido a la ley penal tributaria, por lo que le comunicó lo que ocurrió a Kirchner, que le dijo que "haga la denuncia en la justicia". Sin embargo, señaló que desistió de hacer la presentación porque "la justicia era totalmente adicta al poder político".

"Creíamos que (Kirchner) no era un santo, pero que era un hombre de bien que estaba trabajando para hacer las cosas bien", recordó el ex vicegobernador, hoy alineado con el Peronismo Federal de Felipe Solá y Carlos Reutemann.

Sobre la relación que tenía el ex presidente con los medios de prensa, Arnold aseguró que era "pésima". Recordó que "él tenía por costumbre todos los mediodías ir a tomar un café con la gente más allegada a su entorno, y al extremo de cuando andaba mal con alguno por alguna circunstancia eliminaba todos los avisos de licitaciones del gobierno, infringiendo las leyes por supuesto y prohibiéndole a todo su entorno leer a esos diarios".

Comentá la nota