Creen que es fraudulenta la venta de la ex oleaginosa

En la causa de la demolición del predio, el empresario dijo que vendió el inmueble a fines de julio. Sin embargo, hace 10 días contestó otra demanda aún como propietario. Además, la firma que en teoría compró la ex oleaginosa lo tiene al propio Passarini como presidente. Señalan que el trámite es irregular.
Leonardo Passarini aseguró en la causa de la ex oleaginosa que el 28 de julio vendió el inmenso predio de 10 manzanas. Ese argumento le alcanzó a la jueza Graciela Filiberti para exculpar al polémico empresario en la demanda que presentó en su contra el gobierno municipal y notificarle al nuevo propietario, la firma Campos y Hacienda S.A., que se ha ordenado la demolición del 60 por ciento del inmueble.

Sin embargo, hace apenas 10 días, dos meses después de la supuesta venta de la ex aceitera, Passarini contestó otra demanda como propietario de las diez manzanas.

Es decir, en una causa Passarini dice haber vendido la ex oleaginosa hace dos meses pero, en otra, admitió el 28 de septiembre seguir siendo el propietario.

Esa es una de las pruebas que ayer presentaron los abogados de la Municipalidad para señalar que la compra-venta del inmueble podría ser fraudulenta y para pedirle a la jueza que mantenga al empresario en la causa. Argumentan que, aun si la transacción hubiera sido legítima, Passarini habría sido el propietario hasta hace apenas dos meses de un predio que, según la propia jueza, es un antiguo foco de contaminación ambiental y de riesgo para la salud de la población.

Pero, según la apelación que ayer presentó el Municipio, la venta estaría lejos de ser legítima: Passarini habría simulado una operación para quedar a salvo de las consecuencias de la demanda.

Un dato relevante es que la empresa compradora, Campos y Hacienda S.A., tiene estrecha vinculación con Passarini; es más, el "Pucho" aparece como el presidente del directorio y un hijo tiene uno de los más altos cargos de conducción. Es decir, el polémico empresario habría vendido y comprado al mismo tiempo.

"La Municipalidad de Río Cuarto promovió ante el Juzgado Civil y Comercial de Tercera Nominación, una demanda ordinaria en contra de Passarini, persiguiendo el cobro del costo que demandaron las tareas de limpieza y desmalezado en los distintos inmuebles que componen el complejo industrial de la ex oleaginosa Río Cuarto.

Leonardo Passarini compareció a dicha causa y contestó la demanda el 28 de septiembre de 2009, admitiendo su legitimación pasiva, respondiendo la acción como propietario de la ex oleaginosa", dice el escrito que presentó el Municipio.

Y continúa: "Empero, ahora Passarini planteó la falta de acción (en el mantenimiento de la ex oleaginosa) por no ser titular ni poseedor del inmueble donde se emplaza la ex oleaginosa, invocando una supuesta venta-cesión, de fecha 28/07/09, de los derechos y acciones adquiridos en una subasta judicial, a favor de una sociedad anónima donde se desempeña como presidente del directorio. Al plantear esta defensa, Passarini no acreditó ni probó de manera acabada y fehaciente la supuesta transmisión esgrimida, fundando su oposición en la mera confesión y en la copia simple de un boleto privado".

Entre otras pruebas, los abogados estatales señalan que la escribana que actuó en la transacción dejó constancia de que sólo certificaba la firma pero no el contenido del contrato de compra-venta. "Es evidente que la certificación se ha realizado con anterioridad a la redacción del texto del contrato", dicen el fiscal Hernán Di Santo y el asesor Jorge González Schiavi en el escrito.

Pero, además, puntualizan que el empresario presentó una copia simple del contrato que no reúne las formalidades que exige ese tipo de transacción. "El boleto privado exhibido carece de fecha cierta y, por tanto, es inoponible a terceros. Por tanto, carece de idoneidad jurídica para justificar la exclusión de Passarini del proceso", dice la apelación.

Y agrega que la venta es inverosímil porque Passarini aparece de los dos lados del mostrador. "Resulta evidente que la empresa perteneciente a Passarini no es una adquirente seria y de buena fe, surgiendo palmaria la intención del demandado de desvincularse de este proceso a título personal para no afrontar sus eventuales consecuencias", se lee en el escrito.

Ahora, la jueza deberá definir si reincorpora a Passarini como demandado o si lo mantiene afuera del proceso. O si, como pide el Municipio, al menos se considere co-responsables al empresario y a Campos y Hacienda.

Comentá la nota