Creen que hay 6000 ñoquis en el gobierno porteño

Esos son los empleados con irregularidades laborales; cobraban sueldo 30 fallecidos
Marcos es un médico que, ante los ojos del gobierno porteño, trabaja en el hospital Fernández. Durante todo el año pasado nunca estuvo presente cuando concurrieron los censistas ni tampoco prestó servicios allí, según se descubrió luego de una auditoría. Sin embargo, cada mañana de 2008 firmó su respectiva planilla de presentismo y, por supuesto, a fin de mes cobró su salario por la ventanilla del banco. Hoy, el gobierno radicó una denuncia penal contra ese hombre en el Juzgado Nacional de Instrucción N° 22.

Este caso es uno de los 6067 que evidenciaron graves irregularidades laborales entre los 124.000 empleados que tiene la ciudad, según los resultados del último censo que el jefe local, Mauricio Macri, realizó para descubrir la presencia de "ñoquis" en el Estado y para reestructurar los recursos humanos con los que cuenta la ciudad.

Otros casos llamativos que salieron a la luz revelaron que 30 personas que hoy cobran un sueldo del Estado porteño han fallecido; incluso, una de ellas continuó percibiendo su salario hasta 657 días después de su muerte.

El trabajo de investigación que montó la ciudad para comprobar estos casos se asemeja bastante a las series policiales de la tevé: LA NACION observó fotografías que el gobierno sacó de una tumba para certificar la muerte de un empleado que seguía cobrando su salario. "En este caso, tenemos que investigar quién es el que aprovecha esta situación, porque bien puede ser un compañero de trabajo", especuló un funcionario de la ciudad.

Hay más: desde diciembre del año pasado unos 6000 empleados no fueron a retirar la nueva tarjeta Moderban, que les permite retirar el salario desde el cajero automático, mientras que unos 2000 empleados ni siquiera cobraron el sueldo por ventanilla.

Advertencia

"Ahora, con los números en la mano, este tema viene en serio: a la gente que no trabaja se la despedirá, y seguiremos impulsando la jerarquización y capacitación del personal, capitalizando los recursos humanos", dijo a LA NACION el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti.

Entre los papeles que el funcionario mostró, de acuerdo con los primeros resultados del censo que comenzó el año pasado -le demandó a la ciudad 1.300.000 pesos-, se mencionaba el caso de un médico que trabajaba en el hospital Ramos Mejía y, también, en el hospital Alvarez, en idénticos días y horarios. Eso sí: recibía una paga doble.

"Censamos a todo el personal, le renovamos la tarjeta Moderban con el Banco Ciudad, hicimos un entrecruzamiento de datos, evaluamos el presentismo y analizamos las licencias médicas otorgadas a fin de clarificar la situación, que era uno de los objetivos del censo para optimizar los recursos humanos", dijo Grindetti.

Otro tema escabroso son las licencias médicas: hasta setiembre de 2008, 7800 empleados, en promedio, habían solicitado ese permiso, mientras que hoy bajó el número a 4400. Incluso el gobierno habilitó un número de teléfono donde se podrá denunciar a los empleados que no cumplen con su trabajo. Es el 0800-999-2727, pero se deberá marcar la opción 2/9 (por los ñoquis, explicaron) para canalizar la demanda.

Según los datos del censo, también se constató que unos 10.000 empleados porteños tienen otros trabajos fuera de allí -algunos, incluso, son proveedores de la ciudad- y que hay 6500 personas que superan la edad de jubilación y a quienes se les está ofreciendo un retiro voluntario.

A este tema se referirá hoy Macri mediante un nuevo canal de comunicación: vía Internet, en YouTube ( www.com/conmauricio ), el jefe local volverá a decirles a los vecinos, con tono marketinero, que "acá se acabó la joda".

5%

de los agentes porteños

* Presenta irregularidades graves en el aspecto laboral

2000

empleados

* Son los que, desde diciembre pasado, aún no retiraron su salario.

6000

empleados

* Son los que tampoco retiraron la tarjeta Moderban

10.000

empleados

* Son los que poseen otro trabajo más allá del Estado

Comentá la nota